Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Jair Bolsonaro ¿Un Trump carioca? | Por Hugo J. Byrne

27/10/2018 6:43 AM

Hugo J. Byrne

Exiliado cubano, escribe sobre la realidad de Cuba y Latinoamérica, con análisis crítico con respecto a las acciones del comunismo en la región y las consecuencias que el castrismo ha dejado en su país natal.

Por si las moscas no voy a encumbrar a Bolsonaro como al Mesías (aunque su segundo nombre se traduzca del portugués como tal). He sufrido muchas decepciones con otros políticos centro y suramericanos. El mejor ejemplo histórico es el pillo de Juan Manuel Santos, quien ganara la presidencia de Colombia apoyándose en su record como Ministro de Defensa del Presidente Uribe. Una vez instalado en la Casa de Gobierno, Santos traicionó el legado de Uribe aceptando una componenda con los asesinos violadores y piratas de la narco-guerrilla.

Ese "parto de los montes" lo realizó en contubernio asqueroso con la tiranía totalitaria de La Habana. Allí se retrató muy satisfecho abrazando nada menos que a Raúl Castro ("la China"), quien chorrea sangre de colombianos inocentes.

Lo único que puedo afirmar en el caso de Bolsonaro es que todo cuanto he leído sobre él es bueno. Además y algo muy importante para mí, es que entre sus más furibundos críticos están algunos de los gacetilleros que más desprecio. En particular la agencia de noticias española E F E, cuyos "reportajes" sobre el candidato a la presidencia de Brasil son sin el menor recato, verdaderos editoriales insultantes en su contra.

Esto es lo que he podido investigar sobre Jair Bolsonaro: al presente es Diputado del Gobierno Federal de Brasil, representando a Río de Janeiro. Asumió esa posición electiva en 1991. Antes fue miembro de la Asamblea Municipal de Río, posición en la que sirviera dos años (enero de 1989 a febrero de 1991)

Bolsonaro nació en Glicerio, Sao Paulo el 21 de marzo de 1955. Está afiliado al Partido Social Liberal (ese nombre nada me dice). Está casado con Michelle Reinaldo desde 2013 y estuvo casado dos veces antes. Ambos matrimonios anteriores terminaron en divorcio. Bolsonaro tiene cinco hijos.

El candidato presidencial se graduó en la Academia Militar de "Aguas Negras" en 1977. Sirvió con honor en el Ejército de Brasil en unidades de Artillería de Campaña y en el cuerpo de Paracaidistas. Su servicio como militar fue entre 1977 y 1988. Se retiró con el grado de Capitán y sus servicios incluyeron comando en el Octavo Grupo de Artillería de Campaña y en el Noveno Grupo de Artillería Aerotransportada. Fue conocido del público cuando en 1986 la revista "Veja" publicara un artículo suyo en el que hacía críticas al sistema salarial de los oficiales del Ejército de Brasil. En esa oportunidad fue puesto en prisión por quince días. Su actitud fue siempre abierta y su conducta estrictamente civil. A diferencia del difunto dictador venezolano Chávez ("el Antropomorfo Llanero") Bolsonaro no es militar de asonadas ni cuartelazos. Desea adecentar la vida pública de Brasil a través de un proceso estrictamente legal y democrático.

Sus compañeros de armas manifestaron sus simpatías por Bolsonaro quien iba a ser sometido a consejo de guerra y esa solidaridad ayudó al resultado de la Corte Militar, absolviéndole de todas las acusaciones dos años después. En su carrera política de más de 26 años, Bolsonaro ha sostenido con firmeza los principios básicos de la libertad individual.

Ellos son, economía de libre mercado, derecho a la defensa propia, castigar el delito, perseguir la corrupción y las prebendas del sector público. Esto incluye la permanente inhabilitación de mandatarios bandidos como el ex presidente "Lula", quien está cumpliendo doce años de encierro por sus latrocinios.

Bolsonaro propone el derecho de adquirir armas de fuego para todos los ciudadanos con un record limpio de crimen. Al presente los brasileros están desarmados por leyes arbitrarias. Sólo la policía, las fuerzas amadas y…los delincuentes tienen acceso a las armas. El ex capitán es contrario al matrimonio homosexual, y promete limitar el aborto. Se opone a la "liberalización" de la venta de drogas no recetadas por un facultativo. Hombre religioso y sin fanatismos, Bolsonaro es contrario al secularismo y a la llamada "acción afirmativa". En materia internacional Bolsonaro se propone estrechar lazos y cerrar filas con Estados Unidos e Israel.

Todo lo cual le ha merecido el odio cerval de los promotores del caos político y la tiranía totalitaria. Ese odio se manifestó recientemente en un atentado contra su vida. El paulista fue apuñaleado en el abdomen por un asesino comunista y ha pasado una buena parte de la campaña en una cama de hospital.

Eso, aparentemente no ha cambiado en un ápice su voluntad patriótica ni su fe en los destinos de Brasil. Ganó la primera ronda electoral con un impresionante 46% de los votos y aparece como favorito en las encuestas para la "segunda Vuelta", con un 58% de intención de voto.

Su oponente Fernando Haddad, del "Partido de los Trabajadores" (PT), a pesar de que visita periódicamente a Lula en la cárcel para recibir instrucciones, solo alcanza un raquítico 42% de intención de voto en los mismos sondeos. El día 28 de octubre los votantes brasileros tendrán la última palabra.

De convertirse en realidad estas proyecciones Suramérica contará con dos ejecutivos cuyas filosofías políticas poco más o menos coinciden con las nuestras: Sebastián Piñera de Chile, la nación económicamente más próspera del área y Jair Bolsonaro de Brasil, la segunda nación más populosa del Continente.

 

Fuente: http://www.lanuevanacion.com/articles.aspx?art=8837