Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Zorro Viejo se va de la MUD | Especial La Cabilla

05/07/2018 1:40 PM

Sí, es Henry Ramos Allup, y no esa manada de perritos falderos que lo rodean, y que gente atolondrada insiste en llamar AD, el mismo “partido” que expulsa a sus cuatro gobernadores por juramentarse ante la ANC, y luego manda a su pequinés mejor peinado, a ladrar en tonito agudo mamarrachadas como ésta:

 

 

Pero estamos aquí para elogiar a Henry y dar una buena noticia, siempre y cuando se confirme en las próximas horas: la defunción de la MUD.

En el “El Nuevo País”, otrora simple pero honrado periódico de manipulación y extorsión, ahora convertido en el órgano impotente y necrosado de Rafael Poleo en Miami, aparece ayer la noticia: “AD se va de la MUD, pero sin pelearse y sin elecciones a la vista”.

De entrada, eso de “sin elecciones a la vista”, anuncia la carga de comicidad del reporte, talento que descubrió Poleo tardíamente, para suerte de un género tan noble como lo es el de la comedia. Ahora bien, estimados lectores, lean esto, grábense esto, escríbanlo y pónganle un marco: NOS AHOGARAN EN ELECCIONES en los próximos años, y esta dispersión electorera que estamos viendo, es dispersión por reacomodo, y es temporal, recuerden esto.

Pero vale la pena poner el microscopio (se trata de micropolítica) sobre algunas de las declaraciones, de cuya veracidad no dudamos, y desde luego agradecemos:

“El retiro nada tiene que ver con ningún proceso electoral sino por el incumplimiento del acuerdo suscrito por todos los partidos el 19 de julio del año pasado y porque después de mes y medio de que Voluntad Popular (VP) se opuso a que Ramón Guillermo Aveledo fuera designado secretario ejecutivo y vocero, no ha habido acuerdo para nombrar el sustituto, no obstante que se han hecho varias reuniones”

Con respecto al uso de la palabra “incumplimiento” por parte de Henry Ramos, nos remitimos a este video, donde esa palabra queda ridiculizada para siempre:

 

 

El acuerdo del 19 de julio de 2017 es el “Compromiso unitario para la gobernabilidad”, que suscribieron todos los micropartidos de la MUD después del plebiscito del 16 de julio, documento que bien podría llamarse “el acuerdo de la Hora 25”, por no ser otra cosa que el papel higiénico que desenrolló la MUD, para limpiarse el susto de siete millones y medio de personas pidiendo ACCIÓN, un pajonal estratosférico, para hacer de todo, y no hacer NADA.

Finalmente, que en la MUD tengan que replantearse la vuelta de Ramón Guillermo Aveledo, porque nadie quiere montarse ya sobre un ataúd que pide a gritos la inhumación, es de por si un drama, pero que aun así no se llegue a un acuerdo (con suspiro de alivio) sobre el único voluntarioso que se presenta, para pasear al ataúd en procesión -lo que significa que alguien todavía seguirá pagando por las honras- lo dice todo: la MUD es una zamurera, (y zorros viejos como Allup, lo que quieren es un gallinero).

Seguimos,

“el Frente es la MUD más unos sectores agregados y está igualmente paralizado. Nosotros vamos a recorrer el país, municipio a municipio, para comunicarnos directamente con la gente, tratar los problemas nacionales y locales, quejas, sugerencias. No podemos quedarnos otra vez en el cepo caraqueño consumiéndonos en burocratismos. Los pocos actos que hace el frente son los que motorizan los partidos”.

Primera conclusión: AD se va de gira, se va de campaña, pero no a hacer labor insurreccional, sino a pescar en el río revuelto cuya crecida debe estar intuyendo (y seguramente promoverá), se van, pero no para “tumbar al gobierno”, sino para tumbar a quien pueda atravesarse en el tendido de sus redes.

Conclusión importante: en el párrafo queda descrita, la verdadera razón de ser de “unidades” políticas prefabricadas para promover precisamente la parálisis ciudadana, y si es posible, la extinción de la ciudadanía, unidades sostenidas por poderes que lo apuestan a todo, menos a la liberación del país: ese “cepo caraqueño” en realidad, es el cepo a todo un país, el burocratismo aludido no es otra cosa que clientelismo, sin el cual organizaciones carentes de base social, se evaporarían sin dejar rastro, los “pocos actos” no son acciones, ni “motorizan” otra cosa que la frustración, y desde luego los “partidos” no son tales.

En Venezuela se ha logrado poco a poco que mucha gente se indigne cuando escucha a alguien usar la palabra “gobierno”, lo cual es un logro, y el próximo paso debería consistir en protestar por el uso de la palabra “partido”, aplicado a empresas dedicadas a la usurpación de la política con fines de estafa.

El final de la MUD sería la noticia más alentadora que pudiese recibir la ciudadanía venezolana en años, significaría la remoción del obstáculo más grande concebido hasta ahora, para impedir la formación de una verdadera oposición, desde luego, organizaciones de colaboración con el régimen no solo electoralistas, sino capaces de infiltrar, denunciar, traicionar, sabotear y desviar toda ruta hacia la conspiración y la sublevación, pueden apostar que seguirán surgiendo, porque ahora es que habrá financiamiento mafioso, traficante y lavandero para rato. El mal llamado “Frente Amplio Nacional” es uno de ellos, y sin duda alguna surgirán otros “frentes”, aún más ambiciosos, y por lo tanto más inclinados hacia ese chavismo de reivindicación, resurrección y re-seducción, que es el “anti-madurismo”.

Una reflexión final, en la política influyen las circunstancias, las condiciones, las situaciones y las coyunturas, pero se cree muchas veces, que las decisiones solo obedecen a determinaciones tácticas o estratégicas, a cálculos que se elaboran cuidadosamente para obtener algún avance (incluso a costa de posponerlo).

Esto es así, pero no es suficiente para entenderlo todo de algunos movimientos o jugadas, porque siempre puede influir, y mucho, la cuestión personal, especialmente en los lideres, y sin importar su “estatura”: sus complejos, prejuicios, traumas, sus simpatías y antipatías, sus envidias y frustraciones, y desde luego, la presencia de algún trastorno mental, que es algo bastante común, pero que cierta academia dedicada al análisis de la historia y de la política, descarta con evidente desacierto (e irresponsabilidad).

Henry Ramos abandona la MUD, y sinceramente estamos seguros de que al hacerlo debe estar sintiendo una honda liberación, lo sabemos porque conocemos al personaje, y porque algunas veces se ha desahogado en público. En el siguiente video les ponemos una muestra, en donde lo verán ponderando las cualidades de la dirigencia de Primero Justicia:

 

 

Feliz día de La Independencia (de la MUD).