Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Especial de La Cabilla sobre Colombia: Duque frente al destino

20/06/2018 3:09 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

Este especial lo redactamos con el definitivo vencedor en las elecciones colombianas aún empeñado en campaña electoral, empeño que solo cambiará cuando tome posesión el próximo 7 de agosto, a partir de ese momento, comenzará una cuenta regresiva para constatar si Iván Duque trabajará para salvar a Colombia, o, en modo “trumpesco”, prolongará su campaña con la mira puesta en la reelección.


El peor error que pudiese cometer Duque sería el de tratar de conquistar a ese sector de la sociedad que votó por un impresentable como Petro, sector que no tiene remedio, ni lo tendrá por años, acaso décadas, sobre todo porque será desde ese sector de donde vendrá la guerra, en otras palabras, el electo ahora deberá elegir, si seguirá siendo candidato perenne, o presidente de una nación necesitada de un urgente cambio de timón, para enderezar su derrotero.


La guerra de todos modos vendrá, la declare Duque o no la declare, y será contra él, contra su administración, sus obras y su equipo de gobierno, contra sus allegados, su entorno, sus colaboradores, y sobre todo será contra Álvaro Uribe, por más que intente desmarcarse del expresidente, y esto ocurrirá sin importar todas las “cosas buenas” que logre hacer (si lo dejan), ojalá que alguien se lo recuerde.

 

El legado de Santos

El legado de Juan Manuel Santos consiste en haber logrado imponer el gran plan nacional “drogas en paz”, que en ocho años cuadruplicó la producción de cocaína, hasta alcanzar la mayor producción de la historia, al mismo tiempo que lograba los acuerdos de paz con las FARC, bajo minuciosa supervisión de La Habana, un logro que ha sido motivo de gran celebración por parte de la “comunidad internacional”, y desde luego, de la opinión publica mundial.


El legado de Santos, de drogas en auge rebosante pero sin violencia, ni sangre, y con la aprobación y bendición planetaria y de otras esferas (desde el Nobel hasta el Papa), conlleva una perspectiva mucho más ominosa que la del narcoestado, que es la condición de narconación, el desarrollo de una narconación "pacífica, constitucional y democrática" en donde todo poder, toda institución, toda organización, toda empresa, sea del estado o de la sociedad civil, y sin importar su escala, podrá hacer lo que le venga en gana, incluso cumplir con sus deberes, incluso velar por el respeto a la ley y su aplicación, siempre y cuando eso no moleste, no interfiera, los planes supremos del narcotráfico y su conglomerado de intereses económicos, políticos y sociales, a nivel nacional y transnacional. Estamos hablando de un país secuestrado, de un país rehén, de un país en donde todo es una pantomima de normalidad.


Estamos hablando de un estado que luego de décadas de violencia, en las cuales estaba por vencer a sus enemigos, en la selva y en los salones de sus aliados civiles, al final “se rinde” y emprende la ruta hacia el estado fallido, un estado “auto-fallido” que logra dar con la fórmula-disfraz de la paz, para venderse virtuosamente ante un mundo irremediablemente infectado por la corrección política, sentando así un precedente nefasto que no dudamos que podría ser intentado por otras naciones, comenzando por el estado fallido de referencia en Iberoamérica: México.

 

Breve recordatorio de un poder que muchos se niegan a reconocer

El narcotráfico es una actividad ilícita que genera fabulosas ganancias, al margen no solo del estado sino de la sociedad, su desarrollo termina por crear graves distorsiones en toda actividad, no solo económica, y produce efectos difícilmente reversibles de descomposición, que afectan por igual a todos los estratos sociales, pero el mal no se detiene aquí, el narcotráfico es una empresa de dominación de la nación, un pulpo insaciable que apunta hacia todos los poderes, formales y fácticos, para infiltrarlos, corromperlos, coaccionarlos y ponerlos a trabajar a su servicio, y cuando la relación no es de sumisión o chantaje, termina siendo de asociación. No creemos estar revelando nada desconocido, al afirmar todo esto.

Y tampoco se puede tratar como una revelación, aunque se trata de un hecho menos conocido, que el narcotráfico y sus actividades conexas de lavado y legitimación de capitales, mas otros tráficos directamente relacionados, como el tráfico de armas, constituyen la fuente de financiamiento más importante para organizaciones terroristas como Hezbolá, y otros grupos extremistas, no necesariamente todos islámicos.


Desde luego que un país así, aun en manos de una supuesta oposición, supuestamente contraria a los designios del foro de Sao Paolo, y otras agendas globales, de todos modos, no puede preocupar a ninguno de los integrantes del eje del mal, constituido por Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Rusia, China, Irán, Turquía, y próximamente España y México (por los vientos que soplan). Cuando mucho, constituirá un gobierno que de volverse molesto o inoportuno, se le saboteará de una y mil maneras llegado el momento, y a eso exactamente se refiere el títere Gustavo Petro, cuando mueve la quijada para ventriloquear ese “por ahora” que pronunció, al reconocer los resultados.


La única forma de impedir que Colombia decaiga hasta ese punto, seria emprendiendo una gran operación nacional e internacional, y a una escala sin precedentes, para erradicar la base material, el tumor primario del cáncer que azota a ese país: eliminando los cultivos de coca y revolucionando la economía agraria, desmantelando los laboratorios y sus redes de abastecimiento y distribución, y arrasando en general con toda la estructura organizativa y “gerencial” del negocio, desde el tráfico propiamente dicho, hasta el lavado y todas sus actividades y empresas dependientes.


Se trataría de declarar la guerra al máximo enemigo histórico del país, y se trataría también de una guerra que podría llegar a ser una guerra a muerte: o muere el narcotráfico, o muere Colombia.

Para ir a esta guerra, Duque no tendría por qué desconocer ni desmontar los acuerdos de paz con las FARC, solo debería convocar a esta organización a comprometerse inequívocamente con esta guerra, verdadera guerra de liberacion y autodeterminación, como demostración sine qua non de compromiso institucional con la república y la democracia. Desde luego que esta convocatoria debería hacerse extensiva a toda organización política y de la sociedad civil, sobre todo porque debería tratarse de la operación de una gran alianza nacional, que deberá enfrentar fuerzas, más bien demonios, en extremo poderosos y peligrosos.


Seria de paso un buen modo de poner a prueba, el verdadero compromiso de cualquier organización, con la sociedad y la nación, sobre todo en vista de posibles alineaciones de consenso, o de polarización, que se presentan como ineludibles, en vista del descalabro final de los partidos históricos.

 

Los aliados de la guerra

Dos aliados indispensables: las fuerzas armadas y los EE.UU. y no juzgamos necesario explicar el porqué, pero sin ese binomio, trabajando en conjunto y coordinadamente, no se podría lograr nada.

El aparato de propaganda de la izquierda internacional ya comenzó a alertar que Duque, como “cachorro de Uribe que es”, desarrollará un gobierno “militarista”. Desde La Cabilla expresamos nuestros mejores deseos que así sea, pero no porque creamos la soberana estupidez del eventual “militarismo duquista”, sino porque creemos que Duque deberá reconstruir con urgencia, la maltrecha relación entre el ejecutivo y las fuerzas armadas, relación que quedó seriamente averiada, criminalmente averiada con Santos.


(una vez más, deseamos destacar la monumental incongruencia de una izquierda intercontinental que defiende a Cuba, a Nicaragua, a Venezuela, a Corea del Norte, cuatro ejemplos de estados privatizados y militarizados, donde la base del poder, del verdadero poder, la constituyen sus fuerzas armadas, convertidas en empresas mafiosas altamente lucrativas)


Los EE.UU., que tanto han venido objetando el auge de la producción de coca con Santos, deberían pensarlo bien, y no perder la oportunidad, deberían tomar conciencia de que en Colombia podrían contar con un gobierno amigo, incluso aliado, que llegó al poder con el respaldo innegable de Álvaro Uribe, que como presidente dio demostraciones más que suficientes de capacidad de compromiso, de empeño y desempeño (aunque está por verse su real influencia sobre Duque). 

De alguna manera a Colombia habrá que ayudarla, y ayudarla mucho, porque está a punto de quedar atrapada en medio de una tenaza, una triple tenaza constituida por México, Cuba y Venezuela, tenaza que a continuación describiremos.

 

Lo que le viene a Duque

(y a los EEUU, si es que alguna vez, y por obra de algún milagro de óptica política, lograran recuperar su visión periférica)

1. Aumento de la ofensiva chavista contra Colombia, comenzando por el caos migratorio, una nueva oleada de refugiados, sería la acción perfecta para poner en dificultades a Duque.

2. Aumento de las operaciones FARC/ELN en Venezuela, de tráfico, lavado y actividades conexas, actividades todas que se sabe contribuyen al financiamiento de organizaciones terroristas del medio oriente (y disculpen la insistencia con este punto).

Venezuela ya no como país “aliviadero”, sino como base operativa, estable y consolidada (que creemos que ya lo es, desde hace años).

3. Aumento de la ofensiva mediática progresista (internacional) contra Colombia, especialmente si Duque declarase la guerra al cultivo y producción de cocaína, y pidiese la ayuda de EE.UU. 

Prepárense para una FEROZ guerra de opinión publica y propaganda que ya se desató, que se activó a los pocos minutos del triunfo del “derechista” Duque. Por allí anda rondando un maleante de la comunicación, Jon Lee Anderson, atentos a la incursión de este y otros chacales del periodismo progresista mercenario. 

4. Multipliquen, por un orden de magnitud no menor a diez, toda esta ofensiva si López Obrador resultase electo como presidente de México.

 

Duque frente al destino

Duque no solo deberá tomar una decisión de importancia histórica, la de seguir siendo candidato a la reelección y condenar a Colombia al destino de estado fallido, o la de dedicarse como presidente-estadista a la salvación de Colombia como estado soberano, deberá también darse cierta prisa en hacerlo (¿se habrá preparado?), pues las elecciones mexicanas se llevarán a cabo el 1º de julio, y de ganar López Obrador, este tomará posesión el 1º de diciembre.

A partir de ese momento, todo podría volverse más dramático para la causa de la libertad, en un rincón del planeta en donde no bastará un muro de aislacionismo miope, para contener amenazas que serán no solo de orden regional, sino global.

Esperemos que Duque no termine siendo un mandatario sin proteínas como Macri, Piñera, o Kuczynski, “lideres” gelatinosos que uno no termina de entender cómo deben tomarse y masticarse, y si pueden suministrar algún aporte calórico a la lucha por la libertad. Líderes flácidos rodeados de asesores que les hacen creer que la política no es poder, sino “políticas públicas”, y de otras plagas tecnocráticas como los encuestadores, que miniaturizan el mandato, a la pusilánime dimensión de la popularidad.