Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

El Pacto Lorenzo Mendoza-El Aisami y los Empresarios del Mal | Especial La Cabilla

24/08/2018 11:16 AM

Equipo Cabilla

El Equipo Cabilla realiza trabajos especiales, de investigación y análisis.

En medio de la vorágine de propaganda que con su humareda impide ver quien es quien en medio de la oscuridad, de vez en cuando se ven rostros, posiciones y elegantes estrechones de mano.

Así, entre humo y susurros, con la audiencia entretenida con magnicidios, terremotos y sentencias, la aplanadora del mal con Tarek El Aisami y Diosdado Cabello al volante, se encendió desde el día lunes para terminar de aplastar a los factores económicos que, aún, no se han entregado al plan. El plan sencillo plasmado en el Proyecto Nacional Simón Bolívar y su guía de ejecución actual, el Plan de la Patria. Ese plan que eufemísticamente llaman “Estado Comunal” y que no es otra cosa que la imposición del comunismo.

Más sencillo: si es comunismo, no hay empresa privada. Contra los empresarios es, entonces, el ataque.

Pero ojo: hay excepciones. Porque así es el neocomunismo.

 

El Neocomunismo y su expresión comercial: Comunismo Versátil.

El término Comunismo Versátil es la explicación que hemos hallado para definir eso que diseñó y ejecutó el lider comunista chino Deng Xiao Pin como “Un país, dos sistemas”. Por un lado, el sistema político dictatorial, con una casta en el poder que será inamovible en el tiempo aunque rotativa en sus miembros. Por otro lado, una oligarquía real, asociada al poder, que produce riqueza con los métodos del capitalismo más salvaje, de ese que hablaba con horror Marx cuando relataba el suplicio de los niños esclavos en las minas de carbón o de la “explotación del hombre por el hombre”. Allí, sin pudor romántico, se permite toda explotación que le rinda dividendos a la casta económica permitida por la casta política. Esa unión de una casta política dictatorial con una casta empresarial, se permite por un acuerdo que no es tácito: aceptar la dictadura y a quienes la dirigen a cambio de aceptar el enriquecimiento de la casta empresarial asociada al poder político.

Es una sociedad. Asociación para delinquir quizás. Pero ese es el sistema que de forma versátil se apaña en un país como China, con dos mil millones de almas que alimentar, o en un país como Rusia, con un ego imperial tan hambriento como los miles de millones de su vecino amarillo.

 

El Capitalismo pa' los panas

Esta es la derivación nacional de lo anterior. El comunismo caribe. El “no me dejes por fuera”. El “Coño compadre, tampoco es que te lo vas a llevar todo”. El “Bueno, la vaina tampoco es así”.Todo eso obviamente es el Comunismo Versátil venezolano en construcción, con su variante venezolanista, aprovechadora de nuestras taras y de la idiosincracia de unas élites empresariales que aún no han salido de la mentalidad colonial, blancocriollista y mantuana. Esa que no cree en la competencia sino en el oligopolio. Esa que no cotiza en bolsa porque no cree en el capital compartido. Esa que crece frondosa a la sombra del árbol del Estado, ayer, antier, hoy y que aspira a lo mismo para mañana.

Esa clase empresarial, que ni es empresarial ni es clase, sino vecindario alborotado en tiempos de carnaval, se fagocita a sí misma cuando surge una situación que compromete sus privilegios. Allí no le importa pactar, vender al socio, traicionar al compañero o negar al Mesías que ellos mismos convirtieron en venerable. Desde Tinoco hasta Carmona, todo aquel que ha osado intentar dirigir políticamente a la Plebe del Valle para convertirse en élite responsable, ha caído cual César en el Senado, apuñalado por sus más fieles.

 

El Pacto en Gaceta

En la Gaceta Oficial del martes 21 de agosto de 2018, se publica finalmente la resolución presentada en la ANC el viernes 3 de agosto (un día antes del atentado). Dicha resolución, abanderada por Tarek El Aissami, no es más que la materialización de un pacto con la agroindustria y el sector de producción de alimentos en general. Al revisarlo, se siente en ocasiones que es un pacto de no agresión, en otros casos que es un concordato entre socios y, en momentos, que es una entrega o capitulación del empresariado allí representado con el régimen enemigo de la empresa privada.

Por momentos, partida de nacimiento. Por momentos, acta de defunción.

Y se arranca por el principio,en su primer considerando, el objetivo: “el Gran Objetivo Histórico N° 2, II del Plan de la Patria Segundo Plan Socialista de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2013-2019, legado de nuestro Comandante Supremo, Hugo Chávez Frías, dispone: “Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en Venezuela, como alternativa al sistema destructivo y salvaje del capitalismo”.

 

En pocas palabras,estos empresarios aceptaron la “construcción del socialismo” y la destrucción del capitalismo. Ni más, ni menos.

Y los puntos pactados, están debidamente explicados en la resolución, en su cuarto considerando:

1. “Exoneración temporal de los aranceles para la adquisición de bienes elaborados, bienes capitales y materias primas.

2. Supresión del Régimen de Ilícitos Cambiarios.

3. Pago del diferencial del incremento salarial del sueldo mínimo a los trabajadores y trabajadoras de los sectores público y privado, por un lapso de 90 días para mitigar el impacto del incremento salarial.

4. Fijación de cambio único en divisas a través del DICOM.

5. Tres subastas semanales a través del DICOM.

6. Reconversión Monetaria y anclaje del Bolívar al "PETRO"”.

Traducido: la industria de la alimentación o lo que queda de ella, representada en CAVIDEA podrá importar lo que quiera, sin que se le cobren aranceles de aduanas. Si lo hacen con dólar negro, no serán perseguidos pues se derogó la Ley de Ilícitos Cambiarios. Los problemas de nómina causados por el aumento del salario recientemente decretados, será cubierto por el Estado, para que esos empresarios no sufran los rigores que empresarios de otros sectores sí sufrirán. Unificación cambiaria y subastas solo para los miembros del pacto. Los empresarios aceptan la reconversión y el uso del Petro.

Capitalismo pa' los panas agroindustriales. Y listo. Vean la explicación que ofrece Tarek El Aisami en la presentación del instrumento:

 

 

Rendición y sapeo

El pacto es solo con 35 empresas del sector alimentos, en desmedro de empresarios de otros sectores, a los cuales se les deja no solo por fuera del reparto, sino que además se les condena al atropello. Ello puede leerse en los artículos 2 y 4 de la resolución:

“Artículo 2. Los Precios Acordados que han sido establecidos en la presente Resolución, deben ser exhibidos en todos los establecimientos comerciales donde sean expendidos dichos productos y marcados en los mismos, conforme al ordenamiento jurídico vigente.

(...)

“Artículo 4. El incumplimiento de los Precios Acordados que han sido establecidos en esta Resolución será sancionado en concordancia con el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica de Precios Justos, hasta tanto se cree el Sistema Integrado de Seguimiento y Control para el Abastecimiento Soberano y Cumplimiento de la Política de Precios.”

Traducción: el sector de la industria de alimentos pacta con el régimen una lista de precios que le es favorable al empresariado pactante y desfavorable al sector comercial que expende sus productos. Pero además, acepta que a ese sector empresarial, al sector comercio, se le persiga y atropelle si no vende a los precios que la agroindustria pactó con el régimen.

La salvación propia, a cambio del hundimiento de los demás. Son los Empresarios del Mal.

 

¿Quienes son los pactantes?

Son 35 las empresas que forman parte del pacto que huele a comunismo versátil y capitalismo pa' los panas. No hacemos ninguna revelación al nombrarlas, pues las mismas aparecen en el decreto, con la firma de cada uno de los responsables de las empresas. Estas son:

  1. Arroz Cristal C.A.
  2. Inversiones Cogoyal.
  3. Industria Alimenticia Nacional de Cereales y Harinas C.A.
  4. La Máxima C.A.
  5. La Lucha C.A.
  6. Monaca
  7. Proarepa C.A.
  8. Silos y Mantenimientos de Cereales C.A. SIMALCA
  9. Alivensa
  10. Oleaginosas Industriales OLEICA
  11. Industrias Diana
  12. Consorcio Oleaginoso Portuguesa COPOSA
  13. Central azucarero El Palmar
  14. Central Azucarero Portuguesa
  15. CVA Azucar S.A.
  16. Fábrica de Pastas La Especial C.A.
  17. Pastas Capri C.A.
  18. Pastas Sindoni C.A.
  19. Pastas Alegri-Molinos Carabobo
  20. Fábrica de Pastas Alimenticias Rosana C.A. Faparca
  21. Cargill de Venezuela SRL
  22. El Tunal
  23. La Caridad
  24. Agroinsumos Lara
  25. Aves JHS
  26. Alisalservicios y Procesos C.A.
  27. Alimentos Polar
  28. Avícola La Guásima C.A.
  29. Industrias Pollo Premium C.A.
  30. Avícola Ebemezer
  31. Agropecuaria Conelcampo
  32. Asoportuguesa
  33. Grasaca
  34. Corporación Venezolana de Café
  35. Grupo Botalón

Ilustres amos del valle y nuevos amos. Excelsos mantuanos, apellidos de abolengo. Brillan Mendoza, Vollmer, Zubillaga, Quijada, Sindoni, Allegri. Con mucha felicidad y sonreídos, seguro dirán: aquí estamos, sobrevivimos. Aquí estamos los de siempre. Los que crecimos a la sombra del rentismo, sobrevivimos a la Gran Venezuela, a Recadi, a las reformas de CAP II, a la Agenda Venezuela y a Chávez. Aquí estamos, listos para ir al Estado Comunal y también sobrevivir. Aquí estamos, los panas del comunismo versátil, los que sí tendremos capitalismo, dando algo a cambio, pero no importa.

Seguramente, podrán ya cambiarle el nombre a la central patronal. De Fedecámaras podrán llamarla ahora, más sinceramente Fedecrápulas. Con los ojos de Chávez de símbolo.

Eso sí: no esperen de ellos ni un paro, ni una protesta ni un máximo líder que quiera imitar a Carmona. El Comunismo versátil vacuna contra esas fallas de la Matrix.