Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Salmo responsorial a los anuncios económicos | Por Daniel Lahoud

21/08/2018 11:12 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

En la entrada del infierno de la Divina Comedia hay una oración escrita: LASCIATE OGNI SPERANZA, VOI CH’ENTRATE "abandone toda esperanza, aquel que aquí entra": Esto lo digo para aquellos que creen que esos anuncios son medidas. Ante todo, para resolver el problema venezolano hay que hacer una reforma de gasto apoteósica y eso no se anunció, entonces aquellos que esperan una solución, olvídenlo. Al final les van a decir que el imperio, y Duque ahora, porque ya Santos no está, son los culpables y quizá también culpen a Macri, Trump y Piñera. Bueno, así es y ustedes lo saben.

Todo comenzó con la promesa de que todos los problemas venezolanos se solucionarían con un cambio de constitución. ¿Se acuerdan? Pues no, nos cambiaron la constitución, la reformaron y todavía existe el problema, lo peor es que se ha agravado.

Estos anuncios (medidas son las que se ejecutan) servirán para oxigenar el gobierno hasta la próxima elección, pero son solo metafísica, pura gramínea para que haga bastante humo y no deje ver la realidad.

Veamos, el bolívar sinvengüenchón es decir, soberano, no debería cambiar para nada la situación, porque el asunto es que los venezolanos no quieren nada con esa moneda que antes de 1973 era la moneda más fuerte del planeta. Un bolívar s. va a ser equivalente a Bs.F. 100.000, es decir, Bs. 100.000.000. Mucho cuidado, eso no es lo que causa la inflación, eso es solo prestidigitación contable, la inflación la causa el banco central (es decir el gobierno) porque desde 1974 el banco central fue expropiado y desde entonces, no hay seriedad. Además, la supuesta revolución, lo único que cambió fueron nombres y actores, porque en esencia es lo mismo, pero más mediocre.

Para detener la inflación hay que hacer una reforma seria del gasto, quizá en un plan a 5 años de reducción del gasto y de la presión fiscal, junto a medidas que traigan certidumbre y no incertidumbre. Pero eso no está en los “anuncios”. Todavía no creo que haya nadie prometiendo esto, que si sería un plan liberal y serio.

La certidumbre comienza por decir las cosas claras. ¿Qué significa precios internacionales de la gasolina? Cualquier cosa más que Bs.F. 1 o Bs.F. 6 el litro. Por ahí se comienza, diciendo las cosas claras. También por decir cuánto y cómo es el subsidio. A nadie le han dicho que usted tiene que llenar el tanque como cualquier hijo de vecina y después le van a depositar un dinerito para que cubra parte del gasto, ¿Cuánto? ¿Cómo? ¿Cuándo? Bueno esos son circunstanciales, a la hora de la chiquita el gobierno siempre paga en tres formas clásicas: Tarde, Mal y Nunca. Prepárese, porque con carnet o sin él pagará, y se recordará de la frase del infierno.

Eso supuestamente serviría para acabar con el contrabando de gasolina, bueno, veremos, porque no nos dicen si va a haber bombas especiales, para que quienes tengan un super carnet que los otros no, puedan comprar la de contrabando. De nuevo aquí la frase del infierno.

El Petro, mi querido amigo petro. El nuevo Bs.S. estará atado al petro. Bueno el Petro no existe, se fijan la metafísica, lo pueden llamar “el bolívar de la luz violeta” pero tengo entendido que el gobierno ya va a comenzar a pagar en petros para que se inicie el mercado de esa seudocriptomoneda (uf!!!) quien la reciba debe venderla o solicitar que se la acepten como medio de pago y habrá, por tanto un mercado para eso. Ese mercado nos mostrará como el petrito se devalúa igualito, que el bolivita y será la prueba de fuego para saber hasta donde les llega la paciencia a nuestros amigos del gobierno. Para mí, es corta y ustedes saben quienes van a ser los culpables de esa injusta seudoguerra en la que van a colocar la seudocriptomoneda. De nuevo aquí, la frase del infierno.

Ahí verán de nuevo, que hasta hoy, nadie ha podido controlar al mercado. El mercado sobrevive en la noche más oscura del socialismo y renace, en cada transacción, en cada sueño en que los hombres más lúcidos de la historia (los empresarios) imaginan un mundo mejor para que sus iguales compartan con ellos las maravillas que el capitalismo provoca en la humanidad.