Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¡Pura hipocresía! | Por Agustín Blanco Muñoz

14/05/2019 11:30 AM

Agustín Blanco Muñoz

Historiador venezolano. Dedicado durante décadas al estudio de la historia violenta de Venezuela, ejerce la docencia en la UCV, coordina el Centro de Estudios de Historia Actual y la Cátedra Pío Tamayo de la UCV

Indispensable volver a E. Bernardo Núñez: ¿hasta cuándo historia al detal o baratillo de historia? Y regresar también a Antonio Machado (AM): ¿Hasta cuándo el engaño al lado de la mentira o los disfraces para esconder la rica hipocresía del hombre? 
Necesario entonces preguntar por la historia que podrán adelantar a esta hora las individualidades en plan mesiánico-caudillista-salvador, con el apoyo del colectivo-pueblo mediatizado, por obra de una política que sólo existe y actúa bajo el mandato de los disfraces en un escenario donde, de nuevo con AM: “De diez cabezas, nueve embisten y una piensa”.

Y miremos donde estamos al dejar que los disfraces politiqueros piensen y decidan por nosotros.

¿Hasta cuándo la historia erigida a bandazos, improvisación, superficialidad, vacío e hipocresía como causa y vocación superior? ¿Cómo construir un proyecto que nos saque de la vergüenza que nos ha aplastado por 527 años?

El 27F-89 aún no lo hemos podido o sabido interpretar. Ante la crisis económica-social-política, el colectivo social-pueblo, como en la guerra federal (1859-63) dejó de creer en partidos, liderazgos, doctrinas, democracia, elecciones. Repudia el engaño, la hipocresía y los disfraces de la perversión.

Pero la disposición a no permitir más manipulación a favor de un próximo Salvador, se ve truncada con la aparición el 4F-92 de un gigante de estas artes: Hugo Chávez.

El discurso del nuevo salvador de revertir 40 años de fracasos atrae no sólo al colectivo-pueblo sino a muchos otros: medios, banca, industria, comercio e intereses internacionales. EEUU arropa e impulsa el fenómeno para rescatar la estabilidad y seguridad en sus intereses petroleros-mineros-financieros.

Pero con el sucesor Maduro, que se impone cumplir el mandato Chávez de “comunismo o nada”, contenido en el Plan de su Patria, viene la alarma y guerra general. Todos contra él. Y se obvia que el agente-base de esta revolución es el poder militar. ¿De dónde sacan L. López, Guaidó y oposiciones que buena parte de las FANB conspiran con ellos?

El 23E, 23F, el 30A lo dijeron y suponemos que el 24Jun y 05Jul lo dirán, mientras el nuevo conspirador-salvador seguirá preparando libre y curiosamente “el golpe final del final de la usurpación”.

4 de mayo de 2019

Artículo publicado http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/pura-hipocresia/