Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

La constitución express | Por Víctor Bolívar

29/06/2018 7:31 AM

Victor Bolívar

Víctor Bolívar es abogado y profesor universitario de dilatada trayectoria. Fue presidente de Acción Democrática. En twitter es @vabolivar

Venezuela es una imagen congelada de postración, representa el horror de un colectivo derrumbe político y moral, además del económico y social. Se cumplió el objetivo cubano de vengar la derrota en la avanzada armada que pretendió una colonización ideológica a la que Rómulo, muchos años antes, le había salido al paso con un planteamiento a la venezolana. Castro nunca pudo engañarlo; sin embargo, CAP reconoció que pecó cuando creyó en un cambio de conducta del mas cruel dictador que haya habido en América.

A estas alturas uno se pregunta, qué tanta inteligencia mayor a la nuestra pudo llevar al país a caer arrodillado ante las botas de un Fidel, quien ya había llevado lo suyo en una subversión armada, que a su vez provocó la expulsión de Cuba de la OEA. Y nos respondemos, no es sólo cuestión de inteligencia, se trata también de inmoralidad. 

Cuando se antepone el resentimiento a toda conducta humana, esta se enajena en su naturaleza y entra en una dimensión carente de valores y principios. Y es allí, en esa dimensión, en la que se confabularon propios y extraños para echarnos este gran vainón. 

Esta vil entrega se la debemos a quienes no pudieron sembrar en el colectivo venezolano un comunismo que siempre ha rechazado. Recurrieron a la inmoralidad de valerse de las vías democráticas con el velado fin de llevarnos a un régimen de facto, con un cogobierno de militares traidores y cubanos. Resultado del engaño cívico militar que a la postre terminó en milicocubano.

Cómo se explica que el país que contaba con unas FFAA institucionales, hoy esté destruido y sometido a una dictadura por un contingente desarmado de cubanos, imponiendo un régimen que no pudo lograr con Machurucuto o El Bachiller. Peor aún, cómo entender esa imposición luego de la caída del Muro de Berlín. Solo un prolijo desmontaje del imaginario social y moral del venezolano, realizado inescrupulosamente por cómplices e invasores, pudo postrar al país.

Y así gobernaron con Chávez, y ahora con Maduro, en comandita con la cúpula militar que ha renegado de su historia, en la que incluso hubo una página que describía su victoria sobre el castrocomunismo.

Hoy vivimos la inminencia de una nueva pretensión cubana, que tendrá su punto real de partida cuando se propongan darle cuerpo - por la vía de los hechos - a una “Constitución Express”, hecha a la medida del régimen castrochavista por esa aberración que llaman “anc”, manejada hoy por un gran provocador. 

Ya el reconocimiento expreso o forzado de esa “constituyente”, de sus actos y autoridades, incluso por parte de sectores de la oposición, nos ubica en esa posibilidad. Alarma y decepciona que un ex candidato presidencial y político, con genética de resistencia ante dictaduras, hoy como uno de los líderes de la “nueva oposición”, reconozca este régimen de facto, así como ese mamotreto de constituyente, pregunte por el Proyecto de Constitución y proponga desde ya un referendo revocatorio contra Maduro dentro de dos años.

A nuestros dirigentes les conminamos a enfrentar esta nueva traición, a no voltear para otro lado y a que asuman este reto como un compromiso real y leal con Venezuela y las futuras generaciones. Igual a que enfrentemos a estos invasores y los aventemos del país por todos los medios posibles. 

Que el pueblo disponga sobre los militares traidores y sus cómplices.