Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Izquierda, Derecha y Centro, a ver si nos entendemos | Por Daniel Lahoud

31/10/2018 7:10 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

Los humanos son seres complejos, pero cuando se trata de definiciones, las quieren sencillas y fáciles. Por eso hay una fijación para hacer la matemática el lenguaje de todas las ciencias, porque suele ser directo y tener, las más de las veces, una sola solución. Pero así no es la vida de verdad, veamos.

En Brasil ganó Bolsonaro y hay mucha gente feliz, porque perdió la izquierda y, por supuesto, los que se llaman la izquierda andan por ahí de duelo. Insisto que la vida no es tan fácil. Bolsonaro es lo que se puede definir claramente como un individuo de derecha, eso quiere decir conservador y, además de eso, todos aquellos adjetivos que le otorgan quienes querían desprestigiarlo, machista, homófobo, racista. Eso es la derecha. Por eso el liberalismo, el de verdad, no es de derecha.

Ahora, hay personas que se hacen llamar de izquierda pero, que por ejemplo, hacen hasta lo imposible por destruir la economía, es decir, dicen ser progresistas y en realidad son destructores de todo aquello que intenta producir y crecer. Hay individuos que se llaman de izquierda e impiden que existan elecciones libres para que los sustituyan, porque son profundamente conservadores. Hay individuos que hablan de aprobar “el matrimonio gay o el aborto” pero a la hora de la verdad, no llaman a ningún pronunciamiento de la asamblea, incluso cuando ellos tenían la mayoría. ¿Entonces? Lo que llamamos de izquierda en Venezuela es profundamente conservador y resulta ser homófobo, y si hurgamos terminamos encontrando que son machistas y, además, racistas.

Es difícil porque es demasiado complejo. Esto que voy a comentar, puede causar problemas, de hecho he tenido alumnos que se molestan cuando les digo. La gente de derecha no es liberal, fundamentalmente, porque un liberal entiende que existen colores de piel, pero eso no corresponde a razas. Los nazis creían que los arios pensaban de una manera distinta a los judíos y estos a los mestizos, etc. Un liberal jamás apoyaría que debido al color de la piel, u otra característica, una persona pueda pensar de una manera distinta; o que una persona piensa distinto a otra, por el solo hecho de ser de otra clase social, como creen los marxistas. Sin embargo, hay gente que simplifica esto afirmando que los nazis son de derecha y que los marxistas de izquierda.

Los marxistas soviéticos prohibieron la propiedad privada al inicio, luego la permitieron por incentivar a los agricultores y luego la volvieron a prohibir e incluso ejecutaron a miles de agricultores por no cumplir con la planificación centralizada en la época de Stalin. Los nazi también jugaron con la propiedad privada, la permitieron limitadamente, porque tanto los primeros como los últimos consideraban que el estado está llamado a planificar y controlar todos los elementos del sistema económico. Eso puede llamarse de izquierda o de derecha, pero tiene sólo un nombre cierto y preciso: Socialismo. El liberalismo no limita ni prohíbe la propiedad privada. Antes que eso, la defiende e insiste que sin ella no puede haber verdadero progreso en la sociedad.

Hay algo que distingue a los conservadores, les encantan los desfiles militares, las bandas marciales y los coros inmensos, así como las gentes uniformadas (no sólo uniformes militares), les gusta que el gobierno tenga la última palabra y que además no tenga personas que se le opongan. Por eso es difícil afirmar que los comunistas (ellos se llaman así) no sean conservadores, por tanto de derecha, no de izquierda. A un verdadero liberal le gusta cada cual vestido como le de la gana y con aquello que le permita su propio bolsillo. Le encanta que la gente también cante, cada una por su cuenta y lo que quiera; y le gusta que el gobierno no se pronuncie, porque no tiene por qué.

Ahora por lo que se asoma en este breve análisis, los venezolanos son profundamente conservadores, incluso, uno de los detalles más resaltantes es el deseo de obtener pensiones de jubilación, y acumularlas. Sin embargo, los discursos son progresistas, por lo que aparentan ser de izquierda. Aunque eso parece ser extraño, es hipócrita, como la promesa de “Pobreza Cero”. Si usted revisa las estadísticas, en los países más desarrollados hay un porcentaje pequeño de la población que es considerado pobre, porque eso es una medida relativa. Lo que ocurre es que esos países no tienen políticas para ayudar a los pobres, que terminan empobreciendo al resto de la población.

Este artículo es una invitación a revisar conceptos. Revísese, de repente usted acusa a otro de izquierda o de derecha, y lo que está haciendo es mirándose en el espejo y viendo en los demás defectos que son suyos. Ah, por cierto un liberal no puede ser ni de izquierda, ni de derecha, está en el centro, no hay otro sitio, el cerebro está justo en el medio y tiene un hemisferio derecho y otro izquierdo.