Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Estado policial: Cierre de frontera y confiscación de bienes | Por Aura Palermo

06/10/2018 1:24 PM

Aura Palermo

Aura Marina Palermo, es analista de entorno y de evaluación de riesgo, especializada en el contexto político, social y económico de Latinoamérica. En twitter es: @APIntegra

 

 

 

«Los obreros de la construcción de nuestra capital están ocupados principalmente con la vivienda, y su mano de obra se utiliza al máximo. Nadie tiene la intención de construir un muro en Berlín»

Walter Ulbricht, presidente del Consejo de Estado de la RDA.

15 de junio 1961

 

 

 

 

Antes de entrar en materia, vamos a dar un paseo por la historia del siglo XX, lo cual considero de suma importancia para abordar el tema que les voy a exponer en esta tercera entrega sobre los actos constituyentes: El Estado policial.

Churchill, Roosevelt y Stalin se reunieron en la ciudad de Yalta (Crimea) en febrero de 1945, los vencedores de la Segunda Guerra Mundial se dividieron el territorio alemán en cuatro zonas de ocupación: la occidental fue controlada por Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, mientras que la oriental quedo en manos de la URSS.

Ubicada dentro de la zona de ocupación soviética, como si se tratase de un enclave de la libertad, la ciudad de Berlín reproducía el mismo esquema de división, transformándose en el símbolo del mundo de la posguerra, evidenciando la marcada diferencia que existía entre la libertad, desarrollo y prosperidad del modelo democrático capitalista y la opresión, muerte y miseria del totalitarismo comunista.

A partir de 1945 solo una parte de Alemania recibió la oportunidad democrática: la occidental. Trágicamente Alemania Oriental salió del horror nazista para entrar en el terror comunista, las dos caras de una misma moneda llamada totalitarismo.

Progresivamente, en abril de 1946 el partido socialista a cargo de Otto Grotewohl y el partido comunista liderado por Wilhelm Pieck adoptaron por unanimidad fusionarse en el “Partido Socialista Unificado de Alemania” (PSUA, y sus siglas en alemán son SED).

El 7 de octubre de 1949 se promulgó la constitución y nace la “República Democrática Alemana” (RDA): su primera constitución la define como una "república democrática antifascista", basada en el modelo del modelo de la Constitución de Weimar de 1919 y la Constitución soviética de 1936.

El objetivo del nuevo Estado era, ante todo:

“Garantizar la libertad y derechos de las personas y de la comunidad a participar en la vida económica y en la justicia social, puesta al servicio del progreso social, promover la amistad con otras naciones y asegurar la paz…”

El "desarrollo del poder estatal" se basaba en el principio de la democracia popular, siendo el órgano representativo supremo la cámara del pueblo, la cual determinará y supervisará los principios de la política y administración del gobierno.

El sistema económico de la primera constitución de la RDA prescribía un sistema mixto de economía privada y estatal para la transformación “socialista”, mediante la planificación central, la expropiación y la socialización (colectivización).

La dependencia de la Unión Soviética en ningún caso estará en discusión, de hecho, y si bien la administración soviética de posguerra (SMAD) transfirió sus funciones administrativas al gobierno de la nueva RDA, la comisión de control soviética (SKK) no fue disuelta y se transformará paulatinamente en la “Alta Comisión de la Unión Soviética en Alemania” en 1953.

El 8 de febrero de 1950 se crea el Ministerio de Seguridad del Estado (MFS) popularmente conocido como STASI, o como “el corazón de las tinieblas”, eran los encargados del orden interno y de la dominación del pueblo por medio del terror comunista, fue conocido como uno de los servicios de inteligencia más efectivos del mundo y principales colaboradores en el apoyo y capacitación de los esbirros cubanos del régimen castrista y en planes de infiltración soviética en el tercer mundo.

La ley socialista del trabajo garantizaba a todos un trabajo acorde con sus capacidades, con el mismo salario por el mismo trabajo, tipificaba los derechos y obligaciones de los trabajadores, las normas sobre el empleo y la protección del despido, la formación profesional, la productividad laboral, las mejoras materiales y culturales, las vacaciones, y en general todas las mentiras de la utopía comunista marxista-leninista.

En octubre de 1950 se dan las primeras elecciones de representantes a la cámara popular en las listas de unidad del frente nacional, las protestas contra estas “elecciones unitarias” se tipificaron como “boicot” y serían severamente castigadas, y la votación para todos los candidatos del frente nacional se consideraba una obligación moral. Estos fueron los principios “democráticos” que rigieron la formación del segundo gobierno de Otto Grotewohl al año siguiente.

Ya para diciembre de 1950, el régimen de la RDA publica la ley para “la protección de la paz de los pueblos”, cuyo objetivo es “protegerlos de la venganza, la discriminación racial y belicista” y también de la oposición interna al sistema totalitario. En otras palabras, los "enemigos de la paz" serán severamente castigados. Esta ley tiene su equivalente actual en Venezuela en la “ley constitucional contra el odio, por la convivencia pacífica y la tolerancia”.

La gradualidad del proceso totalitario de la RDA, la gradualidad del “injerto” se podrá apreciar en los años siguientes, en la segunda conferencia de partidos del PSUA/SED que se realizó en Julio de 1952, donde se impone “la construcción sistemática de los fundamentos del socialismo”, y en 1960 se dictaría la colectivización de la agricultura, medida que justifican necesaria ante el “agravamiento de la lucha de clases” y para superar “las ideas burguesas”.

Esta es apenas una breve reseña de algunas de las acciones graduales de “injerto socialista” que la “democracia popular” alemana ejecutó en sus primeros 12 años, entre 1949 y 1961, antes de la construcción del muro de Berlín. Durante este periodo cerca de tres millones de personas (más de la mitad gente joven de menos de 25 años) abandonó la RDA y Berlín Oriental.

 

“La frontera está protegida de los fascistas capitalistas”

   

 

"Aktion Rose" y el domingo de la alambrada de espino

La división de Alemania fue uno de los grandes problemas que enfrentó en la guerra fría a la URSS y los Estados Unidos.

En su mayoría la población de Alemania Oriental no estaba de acuerdo con el nuevo sistema político y económico comunista, por lo que a fines de los años cuarenta, se incrementó el movimiento de emigrantes por motivos políticos, económicos y personales.

En febrero de 1953 aproximadamente 400 policías armados asaltaron por sorpresa hoteles, pensiones y restaurantes en la costa báltica de la RDA. Tenían la orden de interrogar a los propietarios de estas empresas y, si era necesario, detenerlos. Es así como dio inicio a la operación “acción de vacaciones”. Mientras los esbirros del régimen buscaban comida “acumulada”, revisaban los libros de visita para rastrear alguna evidencia de “mala conducta o de traición a la patria” y trataban como criminales a los propietarios, el aparato de propaganda e información del régimen le señalaba al pueblo que estaban en una lucha contra los “traficantes y los elementos criminales, contra una clase capitalista pequeño burguesa en descomposición” y que el “privilegio cívico del viaje de vacaciones debe ser sustituido por el de unas vacaciones para todos”.

Sin embargo el objetivo real de estos allanamientos y detenciones era confiscar las casas de veraneo privadas en la costa báltica, extraoficialmente, el propio régimen dejó filtrar documentos del ministerio del interior de la RDA en donde señalaban: “Estamos destruyendo los caldos de cultivo restantes del imperialismo en las costas de la RDA. Nuestra lucha está dirigida contra los círculos burgueses-reaccionarios que obstaculizan nuestro progreso, que intentan con sus maquinaciones restaurar a las fuerzas caídas, saboteando así las conquistas de la clase obrera.”

El trágico resultado de esta típica operación de los regímenes comunistas arrojó como resultado apenas un mes más tarde, la escalofriante cifra de 440 hoteles, pensiones y restaurantes expropiados y transferidos a propiedad pública de la RDA, 447 detenidos, 408 condenados bajo procedimientos sumarios bajo los cargos de “evasión fiscal, importaciones ilegales de bienes occidentales, violación de precios”. Siendo los más “afortunados” en medio de esta operación a pesar de que lo perdieron todo, fueron de los pocos que pusieron en resguardo sus vidas y la de sus familias escapando al oeste.

Antes del levantamiento del muro, entre 1949 y el 20 de septiembre de 1956 un millón de refugiados llego a Berlín occidental y otra cifra similar a diversos puntos de la República Federal (Alemania occidental). Alrededor de medio millón de alemanes orientales cruzaban diariamente la frontera para trabajar en la otra Alemania por las mejores condiciones laborales, desde luego, muchos de estos trabajadores pudieron percibir también las diferentes condiciones y perspectivas de vida que ofrecía una verdadera economía de mercado en libertad, versus el comunismo y su opresión creciente.

Tan solo en el año 1960 -el año previo a la construcción del muro- alrededor de 200.000 personas se mudaron de forma definitiva al oeste, y ya en vísperas del inicio de la construcción del muro en 1961 se estima que un total de 2.700.000 ciudadanos en su mayoría personal calificado, habían emigrado de la RDA desde su fundación, esto significa que habían perdido cerca de un sexto de su población, un problema más que podría llevar al colapso social y económico en la “tierra prometida”.

En medio del contexto de la guerra fría y la compleja tensión del entorno (la crisis de Berlín), el 15 de junio de 1961 Walter Ulbricht, presidente del consejo de Estado, declarará cínicamente que “los obreros de la construcción de nuestra capital están ocupados principalmente con la vivienda, y su mano de obra se utiliza al máximo. Nadie tiene la intención de construir un muro en Berlín”.

Estratégicamente, en plenas vacaciones de verano, el sábado 12 de agosto de 1961 el consejo de ministros de la RDA le anuncia a la población que “para poner fin a las actividades hostiles de revanchismo y militarismo de Alemania occidental y Berlín occidental, se adoptarán medidas de control y prevención en la República Democrática Alemana, incluida la frontera con los sectores de ocupación occidentales en Berlín, tal como es habitual en cualquier Estado soberano”.

Lo que realmente implicaban estas palabras, es que las medidas serían de prohibición de cruzar la frontera, y que estas se iniciarían sorpresivamente al día siguiente, en la madrugada del domingo 13 de agosto, cuando el régimen comenzó a sellar la línea fronteriza inicialmente con alambre de púas en la frontera del sector soviético hacia Berlín, y se desplegaron unidades de la Policía Popular, la Policía de Transportes y de los denominados “grupos de combate de trabajadores” para impedir cualquier tipo de tráfico en la frontera entre ambos sectores, esto llevó a mucha gente al desespero de escapar de un campo de concentración a cielo abierto, de un país transformándose en una cárcel de máxima seguridad.

El desespero por alcanzar la libertad fue tal, que las personas se lanzaban de las fachadas de los edificios que habían quedado del lado occidental, en donde en muchos casos con la ayuda de los bomberos y de conciudadanos del Berlín occidental, lograron sobrevivir a la casi suicida misión de escape del totalitarismo, pero no todos corrieron con la misma fortuna: 160 personas murieron tratando de escapar de la tiranía comunista ya sea por las caídas o porque los guardias fronterizos les disparaban a matar, cifra que se incrementó exponencialmente cuando el muro se construyó.

 

Peter Fechter con solo 18 años, fue la primera víctima intentando cruzar el muro, la primera de las más de 100.000 víctimas que entre 1961 y 1988 perdieron la vida tratando de huir de una cárcel comunista en busca de la libertad, de las cuales más de 600 fueron directamente asesinadas a tiros por la “máquina de matar de los vopos”, los soldados fronterizos de la RDA.

Las instalaciones fronterizas y los puntos de control estaban orientados al interior, es decir hacia su propia población, su objetivo era evitar que los ciudadanos que hacían vida en la “Democracia Popular” de Berlín oriental y de la RDA, pasaran la frontera hacia Berlín occidental, transformando así a Alemania del Este en un verdadero campo de prisioneros.

https://www.berlin-mauer.de/videos/flucht-an-der-bernauer-strasse-1961-534/

 

 

DDR und Kuba!

En paralelo al otro lado del mundo, el comunismo expandía sus destructivos tentáculos asumiendo el control de la pequeña isla caribeña de Cuba de la mano de Fidel Castro, quien desde los años 60 mantuvo una íntima relación a nivel estatal con la RDA, en diversas áreas que van desde las comerciales y las educativas, hasta las más siniestras como la edificación del “corazón de las tinieblas” en la propia isla. Pues tanto la policía como la estructura de servicios secretos cubanos cotaron con la colaboración, asesoría y capacitación de los expertos de la Stasi, esta demás decir que dicha colaboración contaba con el consentimiento de la URSS.

“Que viva la lucha común del PSUA y del partido comunista de Cuba por la paz, la democracia y el socialismo”

Fidel Castro

(Video) Fidel Castro en la República Democrática Alemana, 1972:

https://www.youtube.com/watch?v=nZNxjpFCGv8

 

 

Del comunismo alemán al comunismo tropical

Cuba: El primer Estado comunista en América

Con la asunción de Fidel Castro al cargo de primer ministro se inició la radicalización y el proceso de la destrucción del “Estado Burgués” de trágicas transformaciones sociales con el objeto de avanzar hacia una “sociedad diferente”. ¿Les suena familiar?

Es así como el mismo día que se constituyó el “Gobierno Provisional Revolucionario” en Santiago de Cuba el 3 de enero de 1959, se crea una nueva dependencia: el “Ministerio de Recuperación de Bienes Malversados”.

Al igual que muchos alemanes que pensaron que la alambrada de espino sería una medida temporal, en el caso de Cuba inmediatamente después de la revolución cubana en 1959, se dio la primera estampida de ciudadanos que hicieron maletas, y escaparon con la ingenua e inocente idea de que el régimen castrista no duraría mucho tiempo, y que su estadía en los Estado Unidos seria provisional. Así fue como viviendas, vehículos y otras propiedades fueron quedando solas y vacías y al final abandonadas, salvo las asignadas a familiares, amigos y parientes quienes cuidarían de ellas hasta que ocurriese el derrocamiento de Castro y su maldita revolución comunista.

Mientras tanto el “gobierno provisional” revolucionario como es habitual en los comunistas, engañó al mundo proclamando la “restitución de la constitución de 1940”, cuando la realidad era que ese mismo mes de enero de 1959, se dio inicio al injerto jurídico comunista por la vía de reformas estructurales, con la primera reforma publicada en gaceta oficial extraordinaria apenas 12 días después de llegado el régimen al poder, la cual introducía el uso del poder constituyente por parte del nuevo consejo de ministros “revolucionarios”.

Inmediatamente, al día siguiente el 14 de enero de 1959 en otra gaceta oficial extraordinaria y haciendo uso de dicho “Poder Constituyente”, el consejo de ministros estableció entre otras cosas, la reforma del artículo 24 de la constitución del 40, arropando de “legalidad” la confiscación de bienes.

Aquí el decreto original, inobjetable:

“Se prohíbe la confiscación de bienes. Nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad judicial competente y por causa justificada de utilidad pública o interés social, y siempre previo al pago de la correspondiente indemnización en efectivo fijada judicialmente.

La falta de cumplimiento de estos requisitos determinará el derecho del expropiado a ser amparado por tribunales de justicia, y en su caso reintegrado en su propiedad.
La certeza de la causa de utilidad pública o interés social y la necesidad de la expropiación corresponderá decidirlas a los tribunales de justicia en caso de impugnación”

Y aquí la ampliación que hicieron de los supuestos de su aplicación, en lo confiscatorio:

“las personas naturales y jurídicas responsables de delitos cometidos contra la economía nacional o la hacienda pública… las que se enriquezcan o se hayan enriquecido ilícitamente al amparo del poder público y... las personas que fueren sancionadas por la comisión de delitos que la ley califica de contrarrevolucionarios, o que para evadir la acción de los tribunales revolucionarios abandonen en cualquier forma el territorio nacional, o que habiéndolo abandonado realicen actividades conspirativas en el extranjero contra el gobierno revolucionario".

Dicha reforma del artículo 24 de la Constitución, amplió la pena de “confiscación de bienes”, acto (constituyente) seguido procedieron a promulgar la ley 664, la cual dispuso la confiscación total de bienes en todos los casos de “delitos” contrarrevolucionarios.

 

 

En paralelo el mismo 14 de enero de 1959, el “periódico revolución” órgano oficial del “movimiento 26 de julio” (M-26-7) comunicaba a la ciudadanía:

“Comunicamos a los mandos militares, a los miembros del Movimiento 26 de Julio y de otras organizaciones, así como a los demás ciudadanos que se encuentren custodiando bienes intervenidos a malversadores y a posibles malversadores, que se presenten en el departamento de denuncias de las oficinas del ministerio de recuperación de bienes malversados […] para notificar dichos bienes y levantar el acta correspondiente. Se hace saber que nadie debe mover, trasladar, investigar u ocupar los bienes intervenidos o los que en el futuro se intervengan, a no ser por autorización oficial y expresa de este ministerio”.

los esbirros castristas a través de dicho ministerio y con la excusa de realizar “inventarios” de los objetos que se encontraban en los hogares, se robaron su contenido, que en muchos casos incluían cuadros, estatuas y diversos objetos de valor. El botín fue de tal magnitud que en 1960 dicha entidad celebró una subasta de joyas y antigüedades en el capitolio nacional, calificada como una actividad “revolucionaria”. (Pongamos el nombre correcto: una actividad ROBOLUCIONARIA porque eso es el comunismo, una pandilla de delincuentes de la peor calaña que haya conocido la humanidad).

El 7 de febrero de 1959 promulgaron la “Ley Fundamental de la República” la cual conservó la mayor parte del articulado de la carta magna de 1940 como un saludo a la bandera, porque todo fue una farsa para injertar la “legalidad” criminal que caracteriza a todos los procesos revolucionarios comunistas. Con esta nueva ley se sobredimensionó la figura del cargo de primer ministro, concentrando todo el poder, de allí que el sátrapa de Fidel Castro tomará posesión del cargo de “primer ministro revolucionario” el 16 de febrero de 1959 en el palacio presidencial de La Habana, en donde señaló en medio de su discurso de toma de posesión, estas palabras las cuales considero importante recordar para objeto del tema de este articulo:

“…nos encontramos que cuando uno tiene que analizar y tomar medidas revolucionarias […] las playas fueran ocupadas; en esas playas se construyeron miles de casas. Y cuando hay que hacer una medida revolucionaria y justa para abrirle las playas al pueblo, se encuentra que hay ya establecidos allí un sinnúmero de intereses, que invirtieron de acuerdo con lo que había. Y para tomar una medida revolucionaria tiene la Revolución que cargar con un montón de enemigos. Esa es la consecuencia de haber permitido cosas que no debieron permitirse y de que haya marchado el país desorganizada y anárquicamente como ha marchado. Todos son intereses en todos los órdenes…

No vacilo en decir que el pueblo ha sido víctima de todas las injusticias…

Hay que ir a todos esos barrios de La Habana o del interior de la república para ver cómo nos encontramos esas casas, solares, cientos de personas que viven hacinadas. Las empresas de construcción han sido incapaces de resolver el problema de la vivienda, por eso lo tiene que resolver el Estado a través del Instituto de Ahorro y Viviendas. Y lo va a resolver…

¿Qué ha ocurrido con los apartamentos, por ejemplo? bien sencillo. ¿A quién le prestan los bancos? […] entonces alquila el apartamento y el inquilino paga el interés, paga las ganancias […] amortiza el capital. Pero amortiza el capital para aquel señor al que le prestaron el dinero, no lo amortiza para él. El inquilino pagó los intereses, pagó la construcción y pagó el capital y no le quedó nada. Esa es una gran verdad, y encima de eso no le construyen casas al pueblo; si las hubieran construido no habría la cantidad de solares que hay…

Debemos declarar que esta época, la época revolucionaria, (es) una era mala para las inversiones en tierra, y una era mala para las inversiones en hipotecas, y una era mala para las inversiones en edificios de apartamentos y de alquiler…

Ya estaban comprando terrenos y ya estaban poniéndolos caros para que después comprara alguien, construyera un edificio allí con capital prestado y que todo lo amortizara el infeliz futuro inquilino que iba a vivir allí. Y ya ahora no va a vivir ningún infeliz futuro inquilino: va a vivir el inquilino que va a amortizar el capital, sí, pero para él; que va a pagar el alquiler, y el apartamento, la casa, va a ser para él, que la va a construir el instituto de viviendas sin lucro…

Decía que es una era mala para las inversiones parasitarias, para las inversiones muertas, una era mala para las inversiones en tierra; una era buena para las inversiones en industrias…

Es indiscutible que manos enemigas de la Revolución han estado fomentando esos shows, los han estado fomentando y organizando. ¿Qué se consigue con eso? ¡Nada! nosotros tenemos el propósito de finalizar cuanto antes los fusilamientos, porque tenemos que dedicar nuestras energías a la obra creadora…

Constantemente estoy instando a los consejos de guerra para que apresuren los trabajos, para que celebren los juicios, para ver si al comenzar el mes de marzo ya podemos decir que un número considerable de criminales de guerra han sido sancionados ejemplarmente, y que los demás serán condenados a tantos años de trabajo forzado…

Fusilar es justo…

Fusilar es un presupuesto a la Revolución, fusilar es hacer justicia, destruir el crimen y sentar un precedente para que quede bien claro aquí que el criminal tiene que pagar su crimen; que el que asesina a un ciudadano tiene que pagar su crimen. Que sea una ley, sobre todo, para nosotros y para las generaciones futuras; porque fusilamos al criminal de guerra no para enseñarles nada a los criminales de guerra ni a los que estaban antes, sino para enseñarnos nosotros y enseñarles a las generaciones futuras, para que quede sentado terminantemente”

Al mes siguiente en marzo de 1959, el régimen aprobó la ley 112 de confiscación de bienes malversados vistiendo así nuevamente de “legalidad”, la ilegalidad de la confiscación de la propiedad privada a cargo del naciente ministerio de recuperación de bienes malversados

Ya para el mes de julio de 1960, al artículo 24 de la ley fundamental se le injertaba una nueva modificación, esta vez con el objeto de que no solo la autoridad judicial, sino cualquier autoridad, privara de su propiedad a las personas tanto naturales como jurídicas. De la misma forma incorporaron a las causas objeto de confiscación o expropiación, que inicialmente eran el interés social o la utilidad pública, el interés nacional.

Adicionalmente como si ya fuera poca la desgracia, fue eliminado el derecho del expropiado a ser amparado por un tribunal de justicia, y por tanto el derecho de ser reintegrado de su propiedad.

La primera etapa de confiscación de propiedades se dio entre 1959 y 1960 bajo el control del ministerio para la recuperación de bienes malversados, como ya todos sabemos, el régimen castrista también confiscó todas las propiedades de cualquiera que abandonara el país, rotulándolos de “traidores a la patria” y “enemigos del pueblo”.

 

Edición Extraordinaria - La Habana, jueves 13 de octubre de 1960. Año LVIII - Tomo Quincenal Número XIX

Edición Extraordinaria - La Habana, jueves 13 de octubre de 1960. Año LVIII - Tomo Quincenal Número XIX

 

Expropiación de la Propiedad Privada en Cuba

 

“Fidel es para mí un padre, un compañero, un maestro de estrategia perfecta”.

Hugo Chávez, 2005

 

“La Democracia Popular Bolivariana”

Hugo Chávez en el “Libro Azul” define el Proyecto Nacional Simón Bolívar (PNSB 1999-2020) y claramente habla de que es su proyecto a largo plazo una vez que llegara al poder, para la construcción de una “Democracia Popular” y un “Estado Federal Zamorano” tal como vemos a continuación en estas citas de dicho material.

“La democracia popular bolivariana rompe con este esquema de engaño y vasallaje, para llevar los límites de la acción hasta el nivel de protagonización en la toma de decisiones. El protagonismo, señala Víctor Martín, “implica una libertad y una capacidad más fuerte y autónoma acerca de cambiar, incluso, las mismas reglas iniciales”. Es decir, el pueblo como depositario concreto de la soberanía debe mantener su fuerza potencial lista para ser empleada en cualquier momento y en cualquier segmento del tejido político, para reparar daños a tiempo, para reforzar algún desajuste o para producir transformaciones que permitan el avance del cuerpo social en la dirección estratégica autoimpuesta...”

“La democracia popular bolivariana nacerá en las comunidades, y su savia benefactora se extenderá por todo el cuerpo social de la nación, para nutrir con su vigor igualitario, libertario y solidario al Estado Federal Zamorano. Y su follaje abarcará las estructuras del modelo de sociedad robinsoniano”

La edificación de dicho proyecto inició con la ilegal Constitución de la república bolivariana de Venezuela (CRBV) de 1999, y se estima que deberá materializarse con la Constitución de 2019, en donde se le dará carácter constitucional a la “Democracia Popular” y al “Estado Comunal-Estado de Misiones Socialistas”, que no es otra cosa que la implantación definitiva de un estado policial comunista que se construyó gradualmente, por injertos jurídicos, durante 18 años, aplicando leyes habilitantes, estados de excepción, “fiestas democráticas” en abundancia y finalmente invocando de nuevo, el poder constituyente sumisa e interesadamente creado a conveniencia de Chávez en 1999, para así poder constitucionalizar entre 2019 y 2020, un nuevo campo de concentración comunista a cielo abierto, pero esta vez con tecnología de punta para el control social.

 

La suprema “felicidad” social de la democracia popular

 

“La suprema felicidad social es la visión de largo plazo que tiene como punto de partida la construcción de una estructura social incluyente, formando una nueva sociedad de incluidos, un nuevo modelo social, productivo, socialista, humanista, endógeno, donde todos vivamos en similares condiciones…”

Proyecto Nacional Simón Bolívar. Primer Plan Socialista de la Nación 2007-2013.

 

Con la toma del poder de parte de Hugo Chávez y el inicio de la construcción del PNSB, Venezuela paulatinamente a lo largo de 18 años, dejo de ser un país receptor de inmigrantes para transformarse en uno de emigrantes, de emigrantes forzados al exilio, y ahora de refugiados no de la crisis económica -llamemos las cosas por su nombre- sino escapando de la construcción de una criminal “democracia popular”, es decir, de un régimen totalitario comunista, que lleva a las personas a dejarlo todo para escapar de la represión, del control social, de la miseria y la muerte.

El movimiento migratorio venezolano es el más grande en la historia del continente, aunque no existe una guerra civil como se le conoce comúnmente (por ahora), el régimen comunista está en guerra no convencional contra la ciudadanía bajo la figura de “Guerra Económica”, que es una guerra del Estado contra la población.

Según cifras de la propia ONU, más de 2 millones de personas escaparon de la tiranía tan solo en los últimos años, sin tomar en consideración la cifra de personas que comenzaron a migrar desde 1999, es decir, el flujo migratorio desde el momento que el caudillo totalitario tropical llegó a Miraflores.

El descomunal incremento del éxodo de los últimos años, inició en 2014, el año en que “casualmente”, se vuelve a caldear el tema fronterizo con Colombia al punto que en agosto de ese año, Nicolás Maduro ordena el cierre de la frontera de forma parcial para ir paulatinamente agravándolo, un mes más tarde, se da inicio al “sacudón” de la muerte, con el anuncio en cadena nacional de las “5 revoluciones dentro de la revolución” tal como lo reseña el propio Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, que no por casualidad lleva el mismo nombre del PSUA de la RDA).

Para nadie es un secreto como los venezolanos fuimos observando de manera estrepitosa, como la crisis intencional del régimen iba incrementándose a ritmos escandalosamente rápidos, una muestra de ello es que entre 2015 y 2017, la inmigración venezolana en todo el mundo aumento casi un 110%, al pasar de 700.000 personas a 1.500.000, y a partir de 2017 desbordarse a un punto que ya no se puede hablar de migración sino de escaparse como sea, como medida de supervivencia, lo cual tampoco es casual: obedece al recrudecimiento de la “guerra económica” de la tiranía chavista contra la ciudadanía, tal como está aparece expuesta en la hoja de ruta “Mapa de Hitos de Batalla 2013-2017” del “Plan Patria 2018-2025: la opción de Venezuela. Jornada de debate popular constituyente para la elaboración del plan del pueblo”.

 

El Sacudón Territorial: “Misión Nueva Frontera de Paz”

 

“Vamos hacia un proceso profundo de transformación para construir una nueva frontera de prosperidad, de amistad, de hermandad, de beneficio compartido y de solidaridad”

Nicolás Maduro, 22 de septiembre de 2015

 

El artículo 15 de la ilegítima constitución de 1999, piedra fundacional para la construcción del PNSB 1999-2020, claramente expresa: “Atendiendo la naturaleza propia de cada región fronteriza a través de asignaciones económicas especiales, una Ley Orgánica de Fronteras determinará las obligaciones y objetivos de esta responsabilidad”, unos años más tarde en el Primer Plan Socialista de la Nación (PPS) 2007-2013, Hugo Chávez expone lo siguiente: “En esta nueva etapa, y bajo los lineamientos del Proyecto Nacional Simón Bolívar, se establecerán las bases firmes para la transición hacia una nueva organización socio-territorial coherente con el nuevo Socialismo del siglo XXI”, más adelante expone que es “una visión geoestratégica que implica el planeamiento integral y la asignación de medios para alcanzar la meta de un Desarrollo Territorial Desconcentrado”, se destaca este aspecto porque aunque no aplica al caso de la frontera externa, obedece a las fronteras internas que tienen planificado desarrollar una vez sea constitucionalizado entre 2019-2020, el Estado Policial y la Democracia Popular bajo la figura de “Estado Comunal-Estado De Misiones Socialistas”, lo cual incluye el nuevo reordenamiento territorial (ver la Ley Orgánica para la Ordenación y Gestión del Territorio del 30 de septiembre 2008, más el informe con las modificaciones de dicho proyecto de ley, presentado el 6 de Noviembre 2013), y la ampliación de las “fronteras agrícolas” (asociado a la agricultura urbana con el fin de confiscación de tierras), este tema será desempolvado próximamente vía “actos constituyentes” y nueva constitución, con el fin de “equilibrar el patrón de ocupación territorial” y “desconcentrar asentamientos poblacionales”, tal como lo tienen explícitamente plasmado en el objetivo V-2.2 del PPS “Desconcentrar actividades y población”, es decir, como en todo régimen comunista, no solo la libre movilidad en las fronteras al mundo externo será restringida y controlada, sino que también se crearán fronteras a lo interno, como es el caso de China, Corea del Norte o Cuba.

Cinco años más tarde el 2 de agosto de 2013 y mediante el decreto presidencial 279 se creó el “Estado Mayor Fronterizo Cívico-Militar” para la transformación de las zonas fronterizas con un “alto grado de conciencia socialista y revolucionaria”, haciendo hincapié en su transformación como “territorio de vida”, lo cual significa en realidad y en la neolengua comunista, territorio de muerte y campo de concentración a cielo abierto, lo cual está en concordancia con lo expuesto en la Ley del Plan de la Patria 2013, en su objetivo 3.4.7 donde se expresa que van a “Reforzar y desarrollar mecanismos de control que permitan al Estado ejercer eficazmente su soberanía en el intercambio de bienes en las zonas fronterizas”.

 

 

En el año 2014 recrudece el caos intencional del régimen chavista contra la ciudadanía en su avanzada PNSB, y como ya es habitual en ellos involucran el tema fronterizo con Colombia, (no por casualidad es una característica que viene de la era Chávez). Ya para agosto de 2015, Maduro invoca el estado de excepción (otra característica heredada) y anuncia que se ha visto “obligado a tomar decisiones impostergables con el cierre de la frontera para defender al pueblo del paramilitarismo y de los contrabandistas”, como siempre el aparato de propaganda necesita generar mucha basura comunicacional y para eso convocaron a una “marcha patriótica” en apoyo a dichas medidas.

 

Mayor General José Izquierdo Torres.

 

Es así como llegamos al 11 de septiembre 2015 cuando se publica en Gaceta Oficial N°40.744, el decreto 2010, en el cual se oficializa la creación de la “Misión Socialista Nueva Frontera de Paz”, dicha misión tiene por objeto la constitución de una “nueva frontera” con la característica propias de una “democracia” popular, para la “protección” del pueblo. En días previos, Maduro había anunciado que tenía lista la propuesta de la Ley Orgánica de Frontera con el objeto de definir “bases, mecanismos y métodos para lograr una frontera no solo de paz, sino productiva a escala económica […] tengo una Ley Orgánica de Fronteras que va a permitir definir la nueva misión socialista Nueva Frontera de Paz. Por aquí van las cosas, para que las fronteras sean entes de paz, y productivos”.

Por su parte en otras declaraciones, el vicepresidente Jorge Arreaza amplia las declaraciones y nos da más detalles enfatizando que “estas leyes sirven para darle un tratamiento especial a la frontera, para contener el delito, la guerra económica que viene desde el otro lado de la frontera y para desarrollar integralmente la frontera venezolana con producción, con trabajo, para que podamos superar fenómenos que se han presentado en los últimos dos años y que han perturbado y distorsionado la economía venezolana”.

Para la infame misión, Maduro designó como Ministro de Estado, director de la Oficina de Frontera del Ministerio del Poder Popular para las relaciones exteriores (MPPRE), y Secretario Ejecutivo de la comisión Presidencial para la frontera, a un esbirro de la revolución chavista, el Mayor General José Izquierdo Torres, quien siguiendo la cartografía del PNSB viene desde entonces, allanando el camino para la nueva frontera de la muerte, y justificar acciones futuras para secuestrar la libertad de tránsito de la población, como claramente se observa en su discurso de mayo 2017: “se han encontrado nuevas evidencias de ese vil despojo imperial, que busca apoderarse de las riquezas existentes, tanto en los espacios terrestres como acuáticos”.

No es casual que desde el 2015 el régimen viene evolucionando en el injerto jurídico con la incorporación de herramientas de mayor envergadura que las leyes habilitantes: los estados de excepción y el decreto de emergencia económica, y finalmente en 2017, la siniestra Asamblea Nacional Constituyente, dicha evolución obedece a que se está ejecutando el haz jurídico final del PNSB 1999-2020 para dar el salto adelante a la refundación de la república popular bolivariana y el estado comunal, promesa electoral de Hugo Chávez en 1998.

En el transcurso de 2016 al 2018, fuimos testigos de una oleada de “denuncias” en las redes sociales y medios de comunicación de individuos “víctimas de xenofobia y humillaciones” por parte de “criminales e inhumanos capitalistas”, históricamente rotulados por el propio Chávez como “enemigos de la revolución”, resaltando los casos (muy predecibles) de Estados Unidos, Colombia y Perú, de esta forma, el aparato de propaganda de la tiranía fue montando el show de los “justificativos” para que en abril 2018 Maduro anunciara la creación de un plan llamado “De vuelta a la patria” con el objeto de “rescatar” a los venezolanos que han emigrado en los últimos años en “…medio de la severa crisis económica nacional y que ahora quieran regresar”, queda claro que nadie después de escapar de un campo de concentración comunista a cielo abierto regresa, lo cual deja al descubierto la siniestra operación de infiltración del exilio, entre otras cosas, con el maléfico fin de justificar el cierre de frontera y la confiscación de bienes de los “traidores a la patria”, razón por la cual justifican dentro de la retórica, que es para “apoyar” a los que se fueron “al exterior, lo hayan perdido todo y quieran volver a trabajar y tener su negocio, tener su empresa, tener su cosa”, además de la falsa matriz de culpa de que la gente escapa, inducida por la “campaña permanente de los medios de comunicación y las redes sociales”, y ahora reciben “humillaciones” en el extranjero o están “pasando hambre”, afirmando que “deciden vender la casa, el apartamento, el carro y se van y a los seis meses regresan arruinados”.

De allí que, en la más reciente prórroga del Estado de Excepción y Decreto de Emergencia Económica (DEE), publicado en la Gaceta Oficial N°41.478 de fecha 10 de septiembre 2018, en el Decreto No 3.610, se declara que este obedece al “…Estado de Emergencia Económica en todo el territorio nacional, dadas las circunstancias extraordinarias en el ámbito social, económico y político, que afectan el orden constitucional, la paz social, la seguridad de la Nación, las instituciones públicas y a las ciudadanas y ciudadanos habitantes de la República Bolivariana de Venezuela”, y se promulga con el objetivo de adoptar “las medidas urgentes, efectivas, excepcionales y necesarias, para asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos, preservar el orden interno, el acceso oportuno a bienes, servicios, alimentos, medicinas y otros productos”.

Para efectos de este artículo, solo voy a nombrar los numerales del artículo 2 de la prórroga del DEE que son los relacionados directamente al tema de este análisis técnico, lo cual no implica que las demás no sean parte del sistema, por el contrario, todo debe ser visto como un todo.

Numeral 29, es la puerta abierta para la avanzada de la ampliación de las “Nuevas fronteras agrícolas” para así justificar la confiscación de tierras y estamentos urbanos “El establecimiento de normas regulatorias que permitan la implementación inmediata de medidas productivas de agricultura urbana en los espacios públicos o privados, ubicados en los centros urbanos, que se encuentren libres, ociosos, subutilizados o abandonados, para que sean aprovechados para el cultivo y producción de alimentos”

Numeral 35, es la puerta abierta para la restricción del libre tránsito, la frontera de la muerte o confiscación de bienes “Medidas excepcionales dirigidas a proteger los derechos humanos del pueblo Venezolano a la vida, la salud y la alimentación, así como las garantías de soberanía, independencia, seguridad e integridad de la República Bolivariana de Venezuela, frente a medidas coercitivas unilaterales, arbitrarias, ilegales y contrarias al derecho internacional promovidas y ejecutadas por Poderes Públicos de otros Estados, o por autoridades de organismos multilaterales actuando con fines particulares”.

Numeral 36, “Medidas especiales en el orden de la política exterior de la República Bolivariana de Venezuela, en respuesta a medidas injerencistas de otros Estados en contra de funcionarios venezolanos.

Como podrán observar, nada es improvisado al punto que el propio Chávez en su programa “Aló presidente 297” de 2009, instó a la construcción del socialismo en lo territorial para “avanzar en las consolidaciones del tejido social político y económico para consolidar la democracia” (popular).

Mientras terminaba de escribir este artículo, la vicepresidenta Delcy Eloína Rodríguez, anunciaba al país la creación de un nuevo cuerpo de seguridad especializado: “La Policía Fronteriza”, en paralelo con la reestructuración del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (SAIME) y la tramitación de pasaportes tanto en Venezuela como en el extranjero, que deberá pagarse en Petros (la nueva criptomoneda o moneda digital venezolana).

El horror de la “democracia popular” y el horror de sus fronteras de la muerte ya es un hecho en desarrollo, tal como lo expongo en este artículo. Es una prioridad, más bien una urgencia, alertar a la ciudadanía de la avanzada de la peste roja y del terror rojo que implica represión, terror, persecución, confiscación de propiedad privada y una infame “Frontera de Paz”.

Poco sabemos en Latinoamérica y en especial las nuevas generaciones, sobre el Muro de Berlín, solo se nos habló de su caída, trágicamente en Venezuela se está repitiendo el patrón de Alemania del Este y la dictadura del PSUA, pero no estamos ni cercanos a la caída del muro, más bien el contexto en lo político, económico, y social es similar al período previo a su levantamiento.

Con este artículo doy inicio a una nueva serie de proyecciones de la agenda del mal, pautada por el PNSB, el apocalipsis totalitario del Estado Policial y la Democracia Popular (Estado Comunal-Estado de Misiones Socialistas), proyecciones que abarcaran un periodo que va desde el año 2018 hasta el 2030, en donde los muros no serán de hormigón, ni de alambrada de espino, sino con la tecnología del Código QR y la “Ciberseguridad” China. La que si se mantendrá igual es la criminal policía fronteriza.

La operación "Aktion Rose" de la tiranía chavista está en desarrollo, tanto para el tema fronterizo como para la confiscación de bienes, ya la historia nos muestra que tanto en el caso de la RDA como de Cuba van de la mano.

Este articulo no busca la desesperanza, sino una conexión con la trágica realidad que se nos oculta con el tráfico de esperanza, su función principal es para agudizar la conciencia, para estar alertas y preparados como ciudadanos, y poder tomar las previsiones del caso.