Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

¿Es inminente la caída-fin de esta dictadura? | Por Agustín Blanco Muñoz

05/04/2019 3:50 PM

Agustín Blanco Muñoz

Historiador venezolano. Dedicado durante décadas al estudio de la historia violenta de Venezuela, ejerce la docencia en la UCV, coordina el Centro de Estudios de Historia Actual y la Cátedra Pío Tamayo de la UCV

La desesperación lleva a la incertidumbre

 

La desesperación, angustia y miedo frente a lo que se vive en el día de hoy, lleva a la incertidumbre por el mañana que es inevitable ver cargado de padecimientos y desesperanzas. Porque cada día la decepción adquiere una mayor contextura. Después de los resultados de la dura y trágica experiencia del llamado del año 17 a combatir en la calle, se hizo mayoritaria la conclusión de que era materialmente imposible volver a llamar a la calle con la misma política-improvisación, basada en la emoción y los cálculos ligeros que se ofrecen como ofertas-esperanzas o mensajes de la manipulación y el engaño.

 

Y sin embargo 23E-19 la gente volvió a tomar la calle

 

Sin embargo, ante el hundimiento sin precedentes de este ex país, el colectivo-social-pueblo, después de pasar más de un año encerrado en sí mismo, hizo un alto en su postura y atendió al nuevo llamado que ahora le hiciese un dirigente que venía cargado de los mismos e inmensos poderes mágicos que permanentemente acompañan a los caudillos, mesías, protectores y salvadores de la patria.

 

Y así, el 23E-19 fue más que impresionante la cantidad de gente que tomó la calle a nivel nacional. En el imaginario colectivo se formó la creencia de que existía un plan-proyecto en ejecución que se materializaría en esa “fecha histórica” tan llena de los recuerdos de los combates contra la dictadura y por la libertad.

 

El escenario se repite el 23F-19cuando el SÍ o SÍ

 

Pero nada de eso se produjo y, en medio del lamento y el dolor volvió el registro de la muerte del que nadie es responsable. ¡Que el olvido se apiade de cada uno de los sacrificados y los acompañe en su descanso en paz! Y este escenario se repite de manera parcial el 23F-19. El colectivo-pueblo no se movilizó como en la primera oportunidad. Pero el registro del fracaso se hizo más sensible dado que en esta oportunidad el nuevo líder fue terminante en su afirmación: “Sí o Sí”. La ayuda humanitaria entra porque Sí. Y con la misma se van porque Sí Maduro y su gobierno socialista siglo XXI.

 

Un mes después se regresa a los "Cabildos Abiertos"

 

Y a un mes de esa “política del Sí o Sí” se regresa a los ‘cabildos abiertos’ ¿Para preparar otro evento precedido por el credo de lo inmediato? ¿Para fijar una nueva convocatoria de calle para sacar definitivamente esta dictadura militar-civil? ¿Estará este objetivo en los planes de lo que se menciona como simulacro o inicio de la Operación Libertad fijado para el sábado 06/04/19? ¿Tendrá asidero el rumor según el cual se trata de una marcha hacia Miraflores?

 

Y visto así, hay que adelantarse y preguntar: ¿Se seguirá prescindiendo de la Política con base en una realidad y de una verdadera organización para la lucha que impone el derrocamiento de un régimen con firmes e inescrupulosos recursos y el control del ‘aparato de seguridad del Estado’ siempre en plan de agente de y para el asesinato? ¿Será inevitable seguir contando muertos para pedirles que entierren a sus muertos?

 

 

¿SEGUIRÁ EL APEGO A LA TÁCTICA IMPUESTA

POR LA CASA BLANCA

 

¿Continuará el apego a la táctica-estrategia diseñada e impuesta desde y por la Casa Blanca? ¿Puede alguien negar que en este momento pesa sobre esta realidad “una invasión en frío” con la activación de tentáculos económicos que contribuyen a acentuar los males de este colectivo-pueblo?

 

¿Se podrá negar igualmente que buena parte de la dirigencia, que poco tiene que ver con política sino con emociones, frustraciones o ambiciones, pide hoy el favor de la invasión militar norteamericana que les coloque, al fin, en dirección al poder? Y quiénes le abren más cauces a las invasiones ¿muestran capacidad y decisión para impulsar una política realizada con y por el colectivo-pueblo como actor-ejecutante de su propia historia y destino?

 

¿Nuestra única posibilidad de cambio está atada a una invasión militar?

 

Y mientras se actúe de esta manera: ¿Qué es aquí lo inminente? ¿El fin de esta dictadura socialista bolivariana-zamorana-chavista-maoista-fidelista-guevarista-stalinista-chavista y marxista-leninista?

 

En definitiva y conclusión ¿habrá que admitir que nuestra única posibilidad de cambio está unida a la invasión militar con el mismo desangre de los de siempre? ¿Estamos condenados a terminar como Siria, Irak o Afganistán?

 

¿Seguirá esta supuesta dirigencia manipulando la fuerza popular para proseguir su utilización en planes tan destructores y perversos como los que pone en práctica la dictadura que dicen combatir?

 

Indispensable acercarnos a la realidad con mayor rigor para alejarnos de tanta muerte 

 

En este sentido, si se quiere pensar en otro cuadro histórico es indispensable dejar a un lado la emoción, la improvisación y las acciones que tienden a colocar al colectivo-pueblo aún en situación de mayor desamparo. Es esencial acercarnos a esta realidad –continuidad de la anterior- con mayor rigor y con una perspectiva que deje de lado el inmediatismo que hasta el presente ha sido escenario de muertes, persecución y carencias.

 

Si no lo hacemos, seguiremos permitiendo que los invasores visibles o de uno u otro signo, continúen su labor criminal y destructora, mientras nosotros vemos, como en una especie de complicidad que se junta al sentimiento de la más profunda impotencia, que lo poquito que nos queda de vida se va menguando cada vez más.

 

Si no se produce una acción organizada del colectivo-pueblo en un Movimiento de Movimientos que se deslinde con claridad de los bandos de monstruos en pugna, unos tratando de preservar el poder y otros intentando alcanzarlo, aquí seguirá vigente la muerte-exterminio.

 

Continuará la vigencia del ex país dominante de los actores criminales del poder de la corrupción, las ambiciones y la destrucción. Dos miserables instancias que están distantes de la mayoría de la población.

 

Un terrible cuadro que se mantendrá mientras las mayorías permanezcan como observadores 

 

Pero este terrible panorama se mantendrá mientras la inmensa mayoría prosiga en posición de observadores no participantes y, en consecuencia, como simples objetivos de la manipulación que convierte esa mayoría en piezas al servicio de cualquiera de las posiciones de la invasión, la perversión y el desgaste.

 

Un escenario que nos ubica indefectiblemente frente a una contundente realidad: la eliminación de los rasgos de humanidad que aún perviven en este azotado medio. ¿Dará el paso la mayoría social en dirección a poner su fuerza organizada y consciente a forjar la posición de actores de un porvenir diferente o seguiremos condenados a vivir la suerte de especímenes masacrantes como la dictadura socialista del siglo XXI?

 

¿Seremos capaces de organizarnos en movimientos de fuerza social activa, creadora y trascendente, en Movimiento de Movimientos para la otra historia, o seguiremos anclados en la vida del pasado que impusieron los actores triunfantes del más lejano ayer?