Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Venezuela: botín de guerra | Por José Ricardo Thomas

El juego de equilibrismo sobre la tensa cuerda de la geopolítica mundial parece estar en momentos álgidos tras bastidores aún. 19/02/2018 10:39 AM

José Ricardo Thomas

José Ricardo Thomas es Politólogo egresado de la UCV y Doctor en Asuntos Internacionales de la Universidad de Pekín. Ha tomado como objeto de estudio las nuevas modalidades de guerra en desarrollo. En twitter es @ExpertG

Prever el desenlace resulta complejo pues Venezuela optó por convertirse en campo de batalla y laboratorio de chinos y norteamericanos.

China: un dragón en el trópico.

Previo su segundo viaje a Pekín el presidente Chávez estudia, analiza y asimila enseñanzas del papel del trabajo “Guerra irrestricta” de los coroneles Liang y Xiangsui. Posteriormente y en secreto reúne un equipo de expertos y le encomienda la creación de una propuesta que incorpore a Venezuela como jugador táctico dentro de la geoestrategia oriental. China queda fascinada con la propuesta y desde entonces Venezuela se convierte en su aliado y puerto seguro de entrada para Latinoamérica, proveedor de materias primas, comprador de bienes y productos chinos, pero sobretodo Chávez y sus seguidores se convierten en la herramienta perfecta para minar y debilitar la hegemonía de Estados Unidos en su propio hemisferio.

Estados Unidos: entre burros y elefantes.

Previa la llegada de Trump a la presidencia, la Casa Blanca diseminaba e insistía las ideas y enseñanzas del libro “De la dictadura a la democracia” de Gene Sharp, pese a que años antes en Myanmar, esas mismas ideas y tácticas habían demostrado ser totalmente ineficientes para enfrentar militares corruptos dispuestos a quedarse en el poder. Por otro lado, el fracking, las nuevas fuentes de energía y una PDVSA politizada hicieron irrelevante a Venezuela en el Washington profundo.

Probablemente y al día de hoy, un escenario de enfrentamiento entre chinos y americanos se defina por el nivel de riesgo y escalada involucrado.

Riesgo alto: Korea del Norte (misiles)

Riesgo medio: Taiwan (hackers)

Riesgo bajo: Venezuela (milicia)

Agenda:

China utiliza a Maduro y la criptomoneda Petro para provocar y recordar a E.E.U.U que su hegemonía monetaria es frágil y está en sus manos destruirla, pues posee más de un trillón de dólares americanos que podría transformar en euros.

Estados Unidos utilizaría a Venezuela para probar que sigue siendo el hegemón y la potencia rectora del orden mundial.

Dado el hecho que los presidentes Xi y Trump comparten el mismo deseo de hacer grandes a sus Imperios nuevamente, es predecible un escarceo y una negociación entre ellos que preserve el estatus quo o lo modifique muy ligeramente en Venezuela, sacrificando a Nicolás Maduro y apaciguando a Kim Jong-un en Korea.