Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Reflexiones Políticas | Por Daniel Lahoud

25/05/2018 7:58 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

Lo del domingo 20 de mayo es algo singular. La prueba inequívoca de que los políticos perdieron la brújula.

1. Hubo muy poca participación, la menor que se haya visto jamás en una elección presidencial y debido a que Venezuela es profundamente presidencialista, no porque lo sea en su constitución escrita, sino que funcionalmente, Venezuela siente mucho el caciquismo político. La prueba es que la gente siempre va al presidente hasta para buscar solución a los problemas domésticos, se saltan todas las instancias y buscan al gran jefe. Por eso, en Venezuela siempre fue frecuente que las otras elecciones (parlamentarias, municipales y regionales) tuviesen abstención, pero las presidenciales al contrario llevaban a todo el mundo a las urnas.

2. Quizá lo más preocupante es que ante la abstención generalizada, se diga que fue a votar un 46% de la población, todavía lo dudo. Pero en eso tengo razones para dudar de la calidad de la información que proporciona el Consejo de Elecciones Venezolano (CNE). La pregunta aquí es qué hacen sus miembros que no renuncian masivamente.

3. Lo otro es que sí son ciertas las cifras el porcentaje de rechazo, es de la siguiente manera:

Maduro: 68.9%

Falcón: 90.3%

Bertucci: 95.0%

4. Tengo la impresión de que nadie ganó. Porque si usted tiene el 31.1% de la población votante, usted no representa ni siquiera a un tercio de la población. Por lo que creo que si Maduro representaba un problema debido al desconocimiento de la realidad nacional y el empreño de seguir el mismo proyecto que nos metió en esta crisis, ahora tiene efectivo el rechazo general más alto que alguien haya sacado en una elección. Tampoco creo que Falcón o Bertucci deban ir por ahí pidiendo una repetición de la elección. Creo que estamos en un limbo que ninguno de ellos tiene el carácter, ni la entereza para resolver.

5. Estoy aquí esperando a ver qué pasa, qué debería ocurrir, la renuncia de Maduro, la renuncia de su Constituyente fraudulenta y el llamado a que se convoque un gobierno de unidad, para resolver la crisis en la que nos metió Hugo Rafael Chávez y que profundizó Maduro, con sus asesores.