Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Los grandes mitos venezolanos | Por Daniel Lahoud

18/05/2018 5:16 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

El primero es creer que estamos en este problema porque hay corrupción. Nada más falso, los países desarrollados tienen niveles de corrupción parecidos y en algunos casos mayores que los nuestros. Esto que voy a decir, puede ser malinterpretado, pero mi objetivo no es ese. La corrupción es también, un mecanismo de redistribución de la riqueza, no el ideal, pero funciona, debido a que el corrupto gasta y generalmente lo hace de manera tan intensa que provoca un proceso de redistribución indudable. Realmente, el problema de la corrupción no es que empobrece a los nacionales, sino que los desmoraliza. Un corrupto es un problema social, porque es el peor ejemplo para la sociedad y lo peor es que si la corrupción es impune, todos quieren, aunque no lo reconozcan alcanzar un cargo público para corromperse y eso, es lo que ocurre en Venezuela.

El segundo gran mito es que el gobierno como gran propietario, puede garantizar una mejor distribución de la riqueza. La época en la que la riqueza creció más y se permeó a todos los individuos de la sociedad, provocando crecimiento, fue cuando el petróleo era manejado por las trasnacionales, y desde 1976 con la nacionalización del petróleo la formación y distribución de la riqueza se hizo cada vez de una manera peor, hasta que llegamos a este maremagnum de fracaso y pobreza generalizada.

Otra gran mentira es que hace falta una fuerza armada. La fuerza armada fue una creación de Juan Vicente Gómez, después de la guerra de independencia, que fue una guerra civil y después de la guerra federal que fue otra guerra civil. Desde Gómez, ese ejército se ha adosado otro mito, el ser heredero del ejercito libertador, cuando quienes nos liberaron fueron los esclavos y los británicos que derramaron su sangre por nosotros. Hoy el ejército ha procurado que los civiles mueran por sus causas y que ellos manden, se corrompan y nos dominen. El ejército en cualquiera de sus formas no sirve, ni es necesario para nada.

Otro gran mito es que hace falta muchos impuestos, porque es necesario que el gobierno tenga recursos para distribuirlos. Cuando el gobierno era pequeño y no tenía tantos impuestos, el país estaba mejor, la riqueza era la norma y los recursos alcanzaban, incluso generaban superávit. Venezuela era el centro de atracción de emigrantes que huían de sus países arruinados de Europa por la guerra, y contrinuyeron con su esfuerzo a nuestro crecimiento. hoy nosotros somos los arruinados y vamos a Europa a vivir de las ventajas de su economía del bienestar, provocando junto con ellos el profundo malestar de esas economías.

Hay un mito perverso, y consiste en creer que en algún momento Simón Bolívar nos dio la independencia política y nosotros, estamos obligados a ser independientes económicamente. No somos independientes políticamente, mientras dependamos de un loco que de un golpe de estado, o que un consejo de generales incapaces apruebe lo que los civiles decidimos, no hay independencia política y la independencia económica es la escusa que los militares han conseguido para provocar una guerra, en la cual los civiles mueran por materializar el deseo oculto de gloria de un general que no sabe nada, sino eso, hacer que los civiles mueran por un fin militar. Un país desarrollado es un país interconectado comercialmente con un montón de aliados, que procuran el bienestar individual y por medio de él el bienestar de toda la sociedad.

Pero el peor de todos, es creer que la libertad económica es mala y provoca el enriquecimiento de “los más vivos”. Precisamente el problema de Venezuela es que en un ambiente en el que el gobierno procura créditos y establece controles, lo que se produce es el enriquecimiento de los menos capaces y el empobrecimiento de la mayoría.