Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

El dólar, los precios y nosotros | Por Daniel Lahoud

20/02/2018 9:50 AM

Daniel Lahoud

Economista con especialidad en economía empresarial, Magíster en Historia de Venezuela, en Economía Empresarial y Doctor en Historia. Profesor en la UCAB, UCV y UCAT.

Venezuela es una tierra de mitos. Incluso la economía los tiene a borbotones, si no existen aquí los traemos del exterior y los nacionalizamos, hacemos hasta lo imposible por disfrazar la realidad, para no verla y no solucionarla, así somos.

Venezuela nunca fue un país agrícola, es muy distinto tener un sector agrícola exportador que tener una economía agrícola. Nuestros conquistadores buscaron oro y como no lo consiguieron, no les quedó otra que sembrar y cosechar, pero hay que afirmar que eran racionales, y buscaron producir cosas para exportarlas, debido a que aquí no se producía lo suficiente para subsistir.

Por eso, la actividad más rentable y productiva en Venezuela fue siempre el comercio. Por eso desde que el dólar es divisa de cambios internacionales, la economía está dolarizada. Siempre hemos vivido de importar lo que nos comemos. Si no lo creen, fíjense que casi todos los platos venezolanos llevan salsa inglesa, (¿quién la puso ahí?), nuestras hallacas que todavía no sabemos cómo la escribimos, lleva aceitunas, alcaparras, pasitas, almendras, y otras exquisiteces que no se siembran en Venezuela. Por eso, la mas importante actividad siempre fue el comercio, no la agricultura. Se extrañan que todos ejerzamos muy bien la labor de bachaqueros, y especuladores.

Eso ha determinado que los precios siempre sigan al dólar, antes cuando el gobierno no había aprendido el arte de devaluar y la moneda era estable y dura, tuvimos una época de estabilidad de precios, altos sí, pero no cambiaban. Una de las razones del por qué eran altos los precios es que el gobierno cobra muchos impuestos en la aduana, y que además los que cuidan la aduana, han sabido mejor que nuestros intelectuales que el mejor negocio es hacer que el comerciante se baje de la mula y así ganan el funcionario corrupto y el comerciante y pierde el gobierno. Hay quien eso le parece malo, a mi como se imaginan no me importa en lo más mínimo, sino fuese porque eso termina haciendo que los precios sean más altos.

Luego cuando el gobierno aprendió que podía sacarle provecho a las devaluaciones, lo hizo y lo ha hecho tan bien que hoy tenemos una cosa que todos llaman hiperinflación. Como yo no creo en los índices de precio y para mi la inflación es la emisión de dinero, entonces hoy eso se hace exponencialmente y por eso la hiperinflación no es la subida descontrolada de los precios sino la emisión descontrolada de medios de pago. Si no me creen, agarren el contrato de compra de su carro, de su casa cuando lo compraron y dolarícelo al tipo de cambio de su momento y compárelo con el precio hoy, vean que no subió, realmente bajó, pero usted también vivió la ilusión de una cosa que no existe y se llama bolívar. Si no pudo comprar casa o carro, tome su sueldo hace 18 años cuando esto comenzó, o en cualquier momento dolarícelo a la tasa de cambio de entonces y dolarice su sueldo actual al tipo de cambio de Buggs Today y verán cuanto han perdido. Eso es vivir del mayor de los mitos, que es el bolívar. Si lo hacen comprenderán porque no creo en los índices de precio y no los sigo, no me hace falta un número engañoso para darme cuenta que estoy viviendo en el ambiente de la inflación.

Fíjense que los precios subieron más que los salarios, es por eso, por lo que afirmo que los costos no determinan los precios y por eso, cuando hacen medidas para subir los salarios y controlar los precios, lo único que hacen es distorsionar las relaciones de precio y no controlan absolutamente nada. De hecho fíjense que los precios siguen al dólar, mientras que su sueldo no. Eso es lo que ocurre.

Por eso hay gente que se queja y dice que es injusto que quieran cobrarle las cosas como si todo viniera importado y de hecho es así. Casi todo viene importado, y lo poco que se produce, se produce con insumos importados. Ahora entiende porque es imperioso que quiten el control de cambios, porque sino es así, todos lo vamos a pagar cada vez más caro. La economía está dolarizada hace mucho tiempo, pero la nuestra es una de las peores dolarizaciones, porque sólo los precios están dolarizados y el resto de los precios en la estructura se va ajustando lentamente.

Ahora, qué hacer es el problema. Hay tres alternativas, no hacer nada, como hasta hoy representa un escenario de empobrecimiento atroz, en el que cada vez parece que los precios suben y realmente lo que hacen es ajustarse al acomodo del buggs today, por un ascensor; mientras los salarios crecen lentamente por una escalera empinada.

Un segundo escenario que es la dolarización total de la economía, que como el gobierno tiene el control, probablemente la hagan al estilo ecuatoriano, a un tipo de cambio altísimo para beneficiar abiertamente al gobierno y perjudicar a todo el mundo, creo que ese escenario es el que le gustaría a los políticos (del gobierno y del no gobierno)

Un tercer escenario que representaría la bimonetalidad, es decir, que quiten el control de cambios y creen un esquema de libertad monetaria en el cual usted puede cancelar en dólares o en bolívares, incluso puede abrirse más y añadir el euro, el peso colombiano, etc. Ese escenario, es sensacional porque supondría mantener el bolívar, y ver cómo se revalúa y podría al final del tiempo llevarnos a una dolarización definitiva. Así se hizo en El Salvador y me anoto, por este escenario, porque beneficiaría a los consumidores; pero eso sí, para que sea viable, el gobierno debe también sacrificarse, bajar el gasto público, privatizar (incluso el petróleo) y reducir la presión tributaria sobre la economía. Este escenario requiere un líder que pocos ven en la realidad nacional.