Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Cuba ayudó con el narcotráfico a que Venezuela fuese un estado mafioso | Christopher Dickey

ilustración fotográfica por Elizabeth Brockway | The daily beast 07/06/2018 2:29 AM

Christopher Dickey

Veterano corresponsal extranjero, editor del The Daily Beast’s World News. Autor de los libros Securing the City y Our Man in Charleston: Britain’s Secret Agent in the Civil War South.

Uno de los objetivos de los comunistas cubanos era atacar a la sociedad estadounidense con estupefacientes. Estos fueron los días de la epidemia de crack que rompió la paz de las ciudades en todo Estados Unidos.

Las medallas, los honores, el uniforme del general, todo había sido quitado. Arnaldo Ochoa, una vez considerado un gran héroe de la revolución cubana y sus expediciones militares al África, se presentó ante el juicio orquestado por el dictador Fidel Castro en 1989 vistiendo una camisa a cuadros barata.

Se parecía a lo que siempre había sido, un apuesto y carismático hijo de campesinos cubanos, un hombre del pueblo, un líder, y esa pudo haber sido la verdadera causa de su caída. Pero los cargos fueron narcotráfico y traición.

El juicio de Ochoa fue un momento crucial en la historia de Cuba y de lo que Washington en esos días llamaba "la guerra contra las drogas".

Marcó el final de una era en que la dictadura de Fidel Castro había facilitado el envío de cocaína a los Estados Unidos desde los infames cárteles de Colombia, incluida la operación de Pablo Escobar en Medellín.

Uno de los objetivos de los comunistas cubanos era atacar a la sociedad estadounidense con estupefacientes. Estos fueron los días de la epidemia de crack que rompió la paz de las ciudades en todo Estados Unidos. Alimentar la adicción, la desesperación y el crimen mientras se enriquece la revolución debe haber parecido objetivos perfectamente legítimos para Castro y sus subordinados, y sus servicios de inteligencia hicieron lo que pensaron que debían hacer para que su régimen sobreviviera en sus propios términos.

En el tribunal militar en Cuba no todo fue lo que parecía. Como en cualquiera de los juicios de exhibición de los comunistas que el mundo ha leído o presenciado, ya sea conducidos por Stalin, Pol Pot, Saddam Hussein o los hermanos Castro, el acusado hizo una abyecta confesión de todos los cargos en la corte, y con lamentable vehemencia exculpada a sus superiores: el hermano de Fidel, Raúl, el jefe de las fuerzas armadas que había promovido a Ochoa tantas veces, era inocente de cualquier complicidad, y por supuesto, también Fidel.

La prensa en los Estados Unidos y Europa teorizó que Ochoa podría haber sido torturado o drogado. Incluso en el tribunal militar, amenazas no tan veladas se hicieron contra su familia si él no cooperaba. Tal vez, como dijo un observador, creía que había alguna remota posibilidad de perdón a cambio de sus confesiones, aunque eso solo se habría ofrecido "en la oscuridad de su celda".

La idea de que los hermanos Castro no sabían nada sobre el narcotráfico era perfectamente absurda. Cuba era un país donde, como dice el refrán, "ni una hoja se movía en un árbol" a menos que los Castros lo desearan.

De hecho, el oficial acusado como cómplice clave de Ochoa, Antonio de la Guardia, estaba a cargo de un departamento especial en el Ministerio del Interior, que es el centro de las operaciones de Seguridad del Estado.

Su operación se conocía con las iniciales MC (Moneda Convertible) y su misión como parte de la Corporación de Comercio Exterior de Cuba (CIMEX) era frustrar el embargo comercial de EE. UU.

Según un editorial del órgano oficial del Partido Comunista Cubano, Granma, en el momento del juicio, estos modernos burladores del llamado bloqueo pasaron de contrabando medicamentos, equipos médicos, equipo de cómputo, piezas de repuesto, cualquier cosa que "pudiera ser útil para el país". Para ello, MC tenía conexiones con ciudadanos y residentes en los Estados Unidos, así como barcos y aviones para transportar los bienes. Todo esto era legítimo frente al "bloqueo criminal" de los EE. UU, Granma le dijo a sus lectores.

Y aquellos que llevaron a cabo estas operaciones fueron "rigurosamente" prohibidos de cualquier participación con cualquier persona que traficara narcóticos. Sin duda, esas reglas habían sido violadas. El narcotráfico tuvo lugar en un momento en que las cosas parecían desesperadas para la revolución acstrista. La Unión Soviética estaba al borde de la desintegración, el Muro de Berlín estaba a punto de caer, y el Kremlin ya no quería mantener a su estrepitoso y pequeño satélite frente a la costa de Florida. Esto, mientras la presión de Washington sobre la participación de Cuba en el tráfico de narcóticos se había incrementado durante años.

En 1982, un gran jurado federal en Miami acusó a cuatro funcionarios cubanos de narcotraficantes. Entre los acusados, el vicealmirante a cargo de la Marina cubana y un oficial de inteligencia que había organizado el caótico y vengativo éxodo del Mariel en 1980, exportando no solo refugiados legítimos sino agentes y delincuentes peligrosos a las costas de Estados Unidos.

En 1987, el comandante adjunto de la fuerza aérea cubana desertó y centró su atención en las actividades de CIMEX. Otro desertor afirmó que los traficantes colombianos tenían una flota de 13 barcos y 21 aviones operando en territorio cubano. Un tercer desertor, un antiguo agente de la inteligencia cubana, alegó que la unidad de Tropas Especiales del Ministerio del Interior cubano coordinó todos los envíos de drogas (de la Guardia había sido parte de las tropas especiales).

En 1988, cinco miembros de una red antidrogas con sede en Miami fueron condenados por contrabando de $ 10 millones en cocaína en los Estados Unidos a través de Cuba el año anterior, y uno de los conspiradores llamó a de la Guardia en el departamento de MC del Ministerio del Interior.

Raúl Castro, por su parte, vio el escándalo como una forma de purgar a sus enemigos y posibles competidores para la sucesión, con Ochoa primero en la lista.

Emilio T. Gonzales, que serviría en el Consejo de Seguridad Nacional de George W. Bush, y en el Departamento de Seguridad Nacional, escribió en un documento de 1997 que con el juicio de Ochoa, "Fidel y Raúl Castro esperaban enterrar las acusaciones de larga data de narcotráfico junto con su potencial rival político.

A las dos de la mañana del 13 de julio de 1989, justo un mes después del primer anuncio de que Ochoa había sido arrestado, él y de la Guardia y dos de sus presuntos conspiradores fueron llevados a un campo al lado de la base aérea de Baracoa al este de La Habana y fueron fusilados.

Un capítulo en los anales de la participación cubana con narcotraficantes estaba llegando a su fin, pero pronto comenzarían relaciones más sutiles y complejas centradas en Colombia y Venezuela, dos países mucho más grandes, más poblados y mucho más ricos que Cuba.

En los años que siguieron al juicio de Ochoa, Cuba ofreció cooperar con los Estados Unidos luchando contra los narcotraficantes. El gobierno de Clinton archivó las acusaciones y, a medida que las relaciones se calentaban gradualmente, los EE. UU comenzarían a servir de enlace con las autoridades cubanas en la guerra contra las drogas. Pero al mismo tiempo, los servicios de inteligencia cubanos se estaban acercando en otras direcciones, a redes que se convertirían en los mayores proveedores mundiales de cocaína: las narcoguerrillas comunistas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las fuerzas de seguridad venezolanas. Se dice que la contrainteligencia cubana instruyó a los espías venezolanos, nacionales y extranjeros, y ayudó a organizarlos para erradicar la oposición al régimen de Hugo Chávez. De hecho, los cubanos les enseñaron a hacer lo que fuera necesario para sobrevivir.

Con el tiempo, muchos de los oficiales de Chávez se conocerían como el Cartel de los Soles: cártel con una participación en el tráfico de drogas a una escala que nadie en 1989 podría haber imaginado.

Bajo Nicolás Maduro, recién llegado a un segundo mandato el mes pasado en una reelección manipulada por el sistema, Venezuela se ha convertido en un completo desastre económico, político y criminal, y lo más probable es que se dirija a un enfrentamiento con sus vecinos y con Washington. Y los traficantes en el gobierno no solo continúan prosperando, su corrupción se ha vuelto vital para la cohesión y la supervivencia del régimen.

El mes pasado, el sitio de noticias de investigación InSight Crime publicó un informe que sin rodeos calificó a Venezuela como "un estado de la mafia". Toneladas de cocaína pura (sí, toneladas) están involucradas en algunos envíos, y a menudo hay varios envíos al mes. Las "comisiones" para facilitar el comercio ascienden a miles de millones de dólares. Y eso no incluye el saqueo de la cleptocracia venezolana de la compañía petrolera estatal o su manipulación cínica de las diferentes tasas de cambio.

En el capítulo del informe InSight Crime sobre el Cartel de los Soles, los investigadores nombran a 30 personas supuestamente involucradas, principalmente porque han sido objeto de acusaciones federales o sanciones del Departamento del Tesoro de los EE. UU, o ambas. Aproximadamente la mitad de los nombres provienen de los servicios de inteligencia o la policía, organizaciones asesoradas y en algunos casos prácticamente administradas por operativos de contrainteligencia cubanos.

El teniente coronel Hugo Chávez intentó por primera vez tomar el poder en Venezuela en un golpe fallido en 1992. Liberado de prisión en 1994, fue recibido en Cuba por el propio dictador Fidel Castro. Chávez "no tenía dinero, ni experiencia política, ni apoyo organizado, y, al parecer, no tenía mucho futuro", escribe Rory Carroll en el libro Comandante: Venezuela de Hugo Chávez. Pero como le dijo un ex ayudante de Chávez a Carroll, “Fidel lo olió de inmediato. Reconoció el potencial de Chávez de inmediato. Castro atendió personalmente a Chávez durante toda la visita", escribe Carroll.

Chávez construyó su movimiento político populista de izquierdas alrededor de la memoria idealizada de El Libertador, Simón Bolívar, quien luchó para liberar a América Latina de España a principios del siglo XIX. En el contexto actual, uno podría incluso decir que el impulso de la campaña de Chávez y la ideología central de su gobierno fue hacer que Bolívar volviera a ser grandioso. Prometió terminar con la corrupción y distribuir la vasta riqueza petrolera del país a los pobres. Y él ganó. La próxima vez que regresó a Cuba, en 1999, fue como presidente electo de Venezuela. Más tarde, Fidel lo visitó allí. Chávez dijo que Cuba y Venezuela "nadaban juntos hacia el mismo mar de felicidad".

Entonces, también, en ese momento, estaban las FARC en la vecina Colombia, que tenía una oficina de enlace permanente en La Habana, al igual que la otra importante organización guerrillera colombiana, el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Y ambos tenían grandes intereses en el tráfico de cocaína.