Hoy --/--/----

Síguenos en nuestras redes sociales

Algunos dichos venezolanos son una palabra censurada | Por Eduardo Rodríguez Mo

23/02/2018 9:54 AM

Eduardo Rodríguez Mo

De Valencia, Venezuela. Conservadurista liberal. En twitter es @Edurodriguezmo

Desde hace muchísimos años, Venezuela ha sido fábrica de célebres frases populosas, de dichos perspicaces y de expresiones trilladas, pero bien recibidas. Es innegable que, por supuesto, es un método de expresión fácil, suspicaz y conciso, pero tal hecho empezó a ser problema cuando casi con compromiso, se tomaron los enunciados más lastimosamente palurdos, como una resolución de vida.

El beneficio que pueda generar un dicho popular para una sociedad, será rescatable en la medida de que éste se desprenda, por lo menos, de una idea realmente positiva: cuando en Venezuela comenzó a ser famosísima la expresión “Como vaya viniendo, vamos viendo”, se creó en el comportamiento ciudadano una demasiado lamentable posición ante los problemas: el de no resolverlos en el momento que amerita el caso, sino dependiendo de cuando el azar aparezca. Es decir, una actitud absolutamente resignada, una cosa de desconfianza, o de incapacidades asumidas con gracia.

También se podría señalar el dicho “Más vale pájaro en mano que cien volando”, que sugiere fuertemente que se está cómodo apelando a la conformidad, y por el contrario, significa un riesgo atreverse a conseguir más hazañas. Un gran venezolano llamado Luis Alberto Machado dijo referente a esa frase: “Los que han triunfado en la vida, son los que dejan el pájaro que tienen en la mano y van a la búsqueda de los cien que están volando, y no le tienen miedo al fracaso, pero luego consiguen hasta miles más.”

Y se pudiesen recolectar más expresiones que por desgracia han penetrado en la cultura venezolana y que inconscientemente fabricaron un estereotipo social bastante mayoritario. ¿Cómo puede surgir una sociedad la cual se guíe de dichos como “Loro viejo no aprende a hablar”? Asegurando con firmeza que pasado un tiempo de vida, un ser humano es incapaz de aprender algo. ¿Cuán exitoso y pulcro puede ser un grupo de gente que adopte como instrucción los refranes “Le salió el tiro por la culata”, “Más fácil que un tiro al piso”, “Quien a hierro mata, a hierro muere”? Unos dichos que sea lo que fuere que signifiquen, enaltecen el lenguaje malandro.

Me parece pues que, según se explore la verdadera intención de ciertas expresiones populares para la elección de las buenas y se analicen los hablares nuestros antes de decirlos, la sociedad podrá coger un rumbo quizá menos empobrecido culturalmente; porque las palabras (aunque no se crea) importan mucho, y definitivamente, algunos dichos venezolanos son una palabra censurada. Una mierda pues.